jueves, agosto 31, 2006

Alá apostó por Plutón

La conversación tuvo lugar hará cinco o seis años. Fue en el casal del Raval donde este ladrador crepuscular realizó seis meses de voluntariado tras los doce de prestación social sustitutoria del servicio militar. El interlocutor 1, pues, celebra que le rasquen detrás de las orejas. Y como interlocutor 2 aparece Mohammed, un adolescente marroquí de ojos azules y pelo rizado y cenizo que nos visitaba algunas tardes para que lo ayudáramos con sus deberes escolares.

Int. 1 - (Leyendo de un libro de texto) The Solar System has nine planets… O sea, que el Sistema Solar tiene nueve planetas…
Int. 2 - Doce.
Int. 1 - (Levantando la mirada sorprendido) Nueve, nueve planetas…
Int. 2 - Son doce.
Int. 1 - (Con la paciencia infinita que caracterizó su período magisterial) “Nine” quiere decir nueve, Mohammed. Doce es “twelve”…
Int. 2 - De acuerdo, pero el libro está equivocado. Son doce planetas.
Int. 1 -
Int. 2 - Lo dice el Corán. Y quién sabrá más, ¿un libro o Dios?
Int. 1 -
Int. 2 - Además, ¿verdad que hace un siglo pensaban que eran cuatro planetas? ¿Y verdad que luego pensaron que eran siete? Pues ahora piensan que son nueve, pero pronto descubrirán que en realidad son doce…

Han pasado los años; insisto, cinco o seis. Y, en efecto, hasta tres nuevos cuerpos celestes han optado a ingresar en nuestro humilde Sistema Solar. Sucede, no obstante, que la comunidad astronómica les ha cerrado la puerta, aún a costa de degradar a Plutón a la categoría de planeta enano. Dudo que a Mohammed le haya importado. Mientras tanto yo, por mis partes, constato el auge del creacionismo católico y siento que, en el eterno debate entre fe y conocimiento, mejor apuntar hacia La Meca: aunque choquen con el discurso científico imperante, allí las ideas tienen un no sé qué de promisorio.

Photobucket - Video and Image Hosting

DEP

Photobucket - Video and Image Hosting


Glenn Ford (aka Jonathan Kent), 1916-2006.

miércoles, agosto 30, 2006

Gonna Fly Now?

Estas son, según la revista Sports Illustrated, las diez mejores canciones "deportivas" de la historia:

10. Stephen Foster - My Old Kentucky Home
09. Alan Courtney and Ben Homer - Joltin' Joe Dimaggio
08. Bruce Springsteen - Glory Days
07. John Fogerty - Centerfield
06. Leo Arnaud - Bugler's Dream (aka Olympic Fanfare)
05. Joe Raposo - Winners
04. Bill Conti - Gonna Fly Now (Rocky theme)
03. Freeman "Brother Bones" Davis - Sweet Georgia Brown
02. Lavallee/Routhier (French), Weir (English) - Oh, Canada
01. Queen - We Are the Champions

Photobucket - Video and Image Hosting

lunes, agosto 28, 2006

viernes, agosto 25, 2006

Fiberizando (5)

WE ARE SCIENTISTS - Rock, esquizofrenia y gatos
El de la risa es un negocio que hay que tomarse muy en serio. De modo perversamente paralelo, poco y nada habrá de malo en entender a jauja un universo tan grave como el musical. De CD hacia fuera, apenas hemos hallado medio asomo de formalidad en cuanto We Are Scientists iban dejando a su paso: su trabajado aspecto de empollones desaliñados, sus declaraciones entre lo absurdo y lo directamente insensato, las heterodoxas críticas cinematográficas que gustan de colgar en su página web... En cambio, uno pincha ese With Love and Squalor con el que debutaron hace medio año escaso, uno asiste a uno de sus adrenalínicos directos, y no le queda más remedio que reconocer lo ajustado y excitante del carácter esquizofrénico de la banda.

En espera de definir algo mejor su personalidad (Inaction podría venir firmada por cualquier –buen- grupo de la última hornada británica, mientras que Can’t Lose y Textbook apuntan irremediablemente a los medios tiempos de The Killers…), el combo compuesto por Keith, Chris y Michael ha decidido explotar su faceta de personajes. Y el resto viene siendo un descacharre absoluto, con los gatos que protagonizaron la portada del álbum a manera de delicioso leitmotiv (“nosotros somos los científicos, no ellos” –fue una de las perlas que el abajo firmante testimonió en labios de Keith poco antes de que la banda debutara en la barcelonesa sala Razz a finales de febrero).

Conjuntados en los ambientes universitarios de California pero radicados a día de hoy en Nueva York, W.A.S. deben su nombre a un empleado de la empresa de mudanzas U-Haul que, mientras inspeccionaba su camioneta de alquiler, consideró que el material allí almacenado pertenecería antes al terreno de la ciencia que al del rock. Tras cuatro EPs autoeditados, un contrato con Virgin les permitió dar a conocer al mundo una declaración de intenciones presidida por el título de un lejano texto de J. D. Salinger: Con amor y sordidez (y mucho sentido del humor, insisto). Llegó entonces el beneplácito de la prensa musical británica (la excitación demostrada por NME rozó, para variar, lo directamente erótico). Y se fueron sucediendo los capítulos de rigor. Quizá el de esta misma noche, sin ir más lejos, no cambie aún la vida de nadie a un lado u otro del escenario. Pero qué intensa y absurdamente bien lo pasaremos mientras dure…

sábado, agosto 19, 2006

Sobre el hígado

A Alejandro Gil

“Verá, el hígado es un enorme misterio para nosotros. Si alguna vez lo ha comido, sabrá a qué me refiero. Hoy en día, estamos bastante seguros de que existe y nos hemos hecho una idea bastante completa de para qué sirve, cuando hace lo que supuestamente tiene que hacer, pero aparte de eso, seguimos a oscuras. Al fin y al cabo, ¿qué es el hígado? Mi padre, por ejemplo, murió de cáncer de hígado y no estuvo enfermo ni un solo día hasta el mismo momento en que se murió. Jamás sintió la mínima punzada de dolor. En cierto modo, es una lástima, porque yo detestaba a mi padre. Deseo sexual por mi madre, ya me entiende.”

De Trampa 22, de Joseph Heller.

viernes, agosto 18, 2006

En Gracia (3)



(Posiblemente, el único local de Gràcia -y de parte del extranjero- al que se le permite seguir abierto y con la música a todo trapo más allá de las 2:30am entre semana, 3:30 en fin de semana. Los motivos de tal connivencia por parte de las fuerzas del orden se me escapan tanto que sin duda deben de ser la mar de oscuros.)

miércoles, agosto 16, 2006

Fiber: el texto perdido

ARCHIVE: Trip-Hop de incógnito
En 2004, Noise fue el título del álbum y Fuck U el lema de su single. Queda más o menos claro, pues, que Archive andaban de malas pulgas. Y, para que no se les pueda tachar de gratuitamente resentidos, quizá proceda enumerar los motivos de tal cruzamiento. Del tres al uno y en orden ascendente:

3. Una somera búsqueda a través de Google nos dará el primer indicio. Por de pronto, fueron a bautizarse con un mote tan generalista que uno puede dar con los documentos secretos del FBI sobre la muerte de Marilyn antes de tropezar con su página web (y, ya que estamos, por mucho que París sea su segundo hogar, ¿no tiene narices que, procediendo de la Pérfida Albión, los primeros diez resultados que los tienen por protagonistas se hallen en la lengua de Voltaire?).

2. Caso de no obedecer a problemas de higiene personal, cuesta entender la tendencia de Darius Keeler y Danny Griffiths a acabar compuestos y sin vocalista. Y es que, en diez años largos de carrera, se han visto ya abandonados por Roya Arab y el rapero Rosko John, por Suzanne Wooder y, más reciente y dolorosamente, por el irlandés Craig Walker (también, ex Power of Dreams).

1. Su celebridad no se corresponde en absoluto con la que merecerían los creadores de dos de los mejores discos de Trip-Hop de la última década: Londinium (1996) y You All Look The Same To Me (2002) –de por medio, en 1999, habían editado el no tan afortunado Take My Head. Así las cosas, cualquier mención a Massive Attack provocará en Keeler y Griffiths el más aterrador achaque de rechinar de dientes que imaginar se pueda.

Decíamos, a todo esto, que en 2004 Archive se encontraban de un humor de perros. Y con motivos más que suficientes. Pero he aquí que, dos años después, la situación parece haber dado un vuelco. Y, para demostrarlo, a la última (re)formación de la banda (en la que luce la voz de un norteamericano afincado en Austria de nombre Pollard Berrier) ha seguido un álbum de título quizá incluso optimista, Lights. Una obra que incide en los apuntes psicodélicos y progresivos de sus trabajos inmediatamente precedentes (el citado Noise, la banda sonora de Michel Vaillant para Luc Besson…) sin olvidar las líneas maestras del estilo que (no) les diera fama en alguna que otra pieza deliciosamente interminable. Que su visita a estos lares sea un paso más camino de que se les haga, por fin, musical justicia.

(La citada visita de Archive a estos lares fue finalmente anulada, y esta previa jamás llegó a ver la luz)

martes, agosto 15, 2006

lunes, agosto 14, 2006

"Lady in the Water"

Las tres claves de un patinazo:

Photobucket - Video and Image Hosting

1) El muy bajo tono humorístico y el nulo interés que se derivan de las múltiples subtramas a lo 13 Rue del Percebe.

Photobucket - Video and Image Hosting

2) Los comentarios metafílmicos que caracterizan las apariciones del personaje del crítico de cine, broma auto-referencial que quedó ya agotada con los Scream de Wes Craven.

Photobucket - Video and Image Hosting

3) El hecho de que este hombre sea un magnífico realizador pero un actor mediocre (el de la izquierda, se entiende).

sábado, agosto 12, 2006

Cosas del verano

Photobucket - Video and Image Hosting

Mi vieja y mexicana amiga A.P. me remite en formato postal su vista favorita de la ciudad en la que está pasando sus (últimamente en exceso lluviosas) vacaciones.

From the Vaults of GO (16)

PEARL JAM, “Pearl Jam”
(Un directo acústico, los bootlegs de rigor y un doble álbum de grandes éxitos: tales han constituido las noticias discográficas de Pearl Jam durante los últimos cuatro años. De hecho, de no ser por las varias iniciativas anti-Bush en las que Ed Vedder y sus secuaces tomaban parte, bien podríamos haber comenzado a temer por la vigencia de la banda más longeva surgida del estallido grunge de los primeros 1990. Demasiado silencio de estudio, se mirara por donde se mirara. Hasta que llegó la hora del aguacate...)

El aguacate como símbolo. El aguacate como universo. Su semilla, metáfora de este planeta que nos empeñamos en castigar por tierra, mar y aire...

Regresemos a 1991, tiempos de sabrosa dicotomía en Seattle. Mientras Kurt Cobain no hacía más que inspeccionarse de cráneo hacia dentro, el no menos introspectivo Eddie Vedder insistía en evaluar el mundo que lo rodeaba. Y si el combustible del primero acabó por revelarse en exceso inflamable, el segundo ha sabido nutrirse durante tres lustros largos de las (buenas) malas noticias que pueblan las primeras páginas de cualquier periódico que se precie.

Es así que Pearl Jam ha regresado, y que lo ha hecho con un disco (significativamente homónimo) a vueltas con la ecología, la guerra de Irak y sus efectos sobre la norteamericana economía; un álbum protagonizado por el verbo ‘caer’, casi siempre en su forma de gerundio. Una llamada de atención, pues: nos estamos yendo al garete. Pero nada de ello es aquí sinónimo de cantinela verde o cháchara tediosa.

Si World Wide Suicide mejora quizá a Do the Evolution, Comatose es puro Vs y Unemployable, con su estado de la cuestión del americano medio à la Sprinsgteen, no hubiera desmerecido en Ten. Palabras mayores, pero no son las únicas. Parachutes es Around the Bend bajo una atmósfera deliciosamente Beatles; Come Back flirtea con Yellow Ledbetter; Inside Job se hace dueña de un crescendo prodigioso que culmina con Mike McReady erigido en el guitar hero que siempre deseó ser; mientras que Army Reserve, Severed Hand, Gone y Marker in the Sand ofrecen un perfil tan universal que, antes de remitirnos a cualquier tiempo pasado, nos devuelven decididamente hacia este presente (musical) ciertamente agraciado.

(Los cuatro años de parón creativo han sentado de fábula en el seno de Pearl Jam. Cuán difícil, por cierto, tornarse ave fénix cuando uno jamás llegó a verse reducido a cenizas.)

jueves, agosto 10, 2006

Entre rejas

Sobre la guerra

"-Están intentando matarme -le explicó Yossarian con tranquilidad.
-¡Nadie está intentando matarte! -vociferó Clevinger.
-Entonces, ¿por qué me disparan? -preguntó Yossarian.
-Disparan contra todo el mundo. Quieren matar a todo el mundo.
-¿Y eso qué tiene que ver?"

Trampa 22, Joseph Heller.

miércoles, agosto 09, 2006

Mamá Milo

Israel, Israel...

Las siguientes declaraciones han sido extraídas de las páginas de Actualidad de El País de ayer, 08/08/06:

* “Como no pueden vencer a Hezbolá, lo pagan con los civiles.” - Mohamed Sabih Ghaddar, alcalde de la localidad libanesa de Ghaziye.

* “Hezbolá se esconde en los pueblos y en las casas con la esperanza de que nosotros matemos a los civiles para que así toda la opinión pública internacional se vuelva contra nosotros.” - Yariv Ovadia, portavoz del Ministerio de Exteriores israelí.

* “Nos están empujando hacia el extremismo; todos tenemos miedo de convertirnos en extremistas.” - Maher Hamze, médico del hospital de Al Rai, en Ghaziye.

* “La solución es que lancemos una bomba atómica en Irán, otra en Irak y otra en Siria. Así se acabó el problema. Con Hezbolá y quienes les ayudan no se dialoga, se les extermina.” - Sagi Tsipori, miembro del kibutz de Kfar Giladi.

Conclusión: Israel mata civiles. A los civiles que no mata, los conduce hacia el extremismo. Las soluciones al conflicto en el lado de la Estrella de David pisan ya ampliamente el terreno de la psicosis. Y Hezbolá está ganando esta guerra de calle…

martes, agosto 08, 2006

Maremagnum Girl

Fiberizando (4)

Chris Brokaw, Escenario Vodafone Fib Club, 21/07/06
Y, de repente, el desierto… Un solar de vasos y botellas de plástico aplastados, puntuado por uno, dos, tres, cuatro… hasta dieciocho náufragos, ni uno más. Lost en Benicàssim, oigan. Es lo que tiene compartir horario con unos Pixies (la avalancha no es de extrañar: estaba todo quisque allí). Y, también, si me apuran, el gaje de haber firmado el noventa por cierto de los discos de tu vida bajo nombres ajenos (Steve Wynn, Manta Ray, Cobra Verde…) o en formato de banda (Codeine, Come, The New Year…). Es así que, cuando a las 23:20h Chris Brokaw se presentó en lo alto del Escenario Vodafone Fib Club, su “thank you for coming here” pareció ir algo más allá de la habitual fórmula de cortesía. A continuación, escoltado por un bajo a prueba de bombas y una de esas baterías que harían palidecer a la locomotora de un tren a vapor, Brokaw comenzó a demostrar que no es Neil Young porque le faltan las camisas a cuadros y un punto de distorsión, pero que su propuesta de rock americano puede resultar tan digna y atronadora como la del padre del grunge (puestos a comparar, podría hacerse mención también a un Jay Farrar algo exento de épica ventosa). De modo que, mediada la faena, el asunto pintaba francamente bien. Entre guiños blueseros y algún rock de los de toda la vida, el neoyorquino seducía ya a unas ciento cincuenta personas (se entiende que no todas fans acérrimas de su musical obra). Pero, en vez de rematar al respetable, Brokaw optó entonces por enlazar dos de sus piezas instrumentales junto a algún medio tiempo, solución que enfrió notablemente los ánimos. Y el amigo se acabó yendo como había llegado: incomprendido, con el gesto de quien cree merecer algún empujoncito de la suerte, murmurando palabras poco amables para con su destino de rockero solitario.

Mejor momento: La referencia de Brokaw a que su concierto estaba resultando “más tranquilo” que el de Pixies. También, el tipo que imbuido del espíritu de íntima comunidad que reinaba en la carpa se acercó a este plumilla para ofrecerle un porro.

Photobucket - Video and Image Hosting
Foto: François Ollivier.

lunes, agosto 07, 2006

Carta abierta al guardia urbano...

...que a las 17:50 de la tarde de hoy ha tenido a bien dejar sobre mi motocicleta una multa por valor de 30 euros por "estacionar donde lo prohibe la señal" en la Plaza de Catalunya de Barcelona:

Estimado señor,
Más allá de felicitarle por su devoción a la hora de cumplir estrictamente lo señalado por la normativa de tráfico, sin importarle que la acera donde he cometido la infracción presente sus buenos quince o veinte metros de anchura, con lo que dicha infracción no representaba el menor obstáculo para el correcto deambular de vehículos y peatones (reciba dos golpecitos en la espalda de mi parte: tap tap), como le decía, más allá de felicitarle, sirvan estas líneas además para invitarle, a usted o a cualquier compañero de su misma institución, a visitar en adelante y cada noche a eso de las 2:30 o 3 de la madrugada las calles del barrio en que resido (Gràcia, para más señas), a fin de que pueda demostrar idéntico celo profesional en el desbaratamiento de cuanta tamborilada o botellón se siga produciendo pasada esa hora, circunstancia que como usted bien sabrá también atenta contra las leyes de ésta, nuestra ciudad, y representa una molestia mucho más notable y recurrente para la convivencia.
Atentamente suyo,
Milo J. Krmpotic'

Rostro espectral, 2 am

From the Vaults of GO (15)

BRUCE SPRINGSTEEN, “We shall overcome: the Seeger Sessions”
NEIL YOUNG, “Living with war”
Es sabido que cuatrocientos años de paz alumbraron en Suiza un único episodio reseñable: la invención del reloj de cuco. Por el contrario, siempre y por doquier la sangre y la destrucción han afilado a extremos notables la creatividad humana, fenómeno al que la industria artística no ha sido en absoluto ajena. En lo que a Estados Unidos se refiere, Irak no es aún Corea ni Vietnam, pero va camino de ello. Y, cuando los resultados de ese conflicto pasen a protagonizar los preceptivos libros de texto, estos deliciosos álbums de corte paralelo deberán ser mencionados con honores.

Y es que, a la hora de denunciar la destrucción de Babilonia (y a su gran patrocinador, George W. Bush), estos dos pesos pesados del rock norteamericano se han rendido a la evidencia de que nada atrae más la atención del populacho que un buen fiestorro. El primero, tras el tono introspectivo y acústico de Devils&Dust, se ha rodeado de una poblada banda para reinterpretar los clásicos de Pete Seeger, que no fue Woody Guthrie pero sí sumó su banjo a cuanta canción de denuncia se paseara ante sus tradicionalistas narices. Y el segundo se ha servido también de coros multitudinarios e instrumentos de viento en una colección de piezas nuevas que, sin embargo, remiten una y otra vez a su repertorio más clásico. Entre uno y otro, pues, más madera para desalojar al actual inquilino de la Casa Blanca. Y nosotros, porque tenemos la suerte de no vivir a orillas del Tigris, a disfrutarlo.

viernes, agosto 04, 2006

Amanecer: dos ruedas

Desproporción terrorista

"...Netanyahu pronunció unas palabras en el Congreso. Dijo que la diferencia entre una operación terrorista y la acción militar legítima se manifiesta en el hecho de que la intención de los terroristas es herir a civiles, mientras que los combatientes legítimos intentan evitarlo. De acuerdo con esa teoría, el secuestro de un soldado israelí por una organización palestina es una operación militar, y el bombardeo de Dresden, Hanoi o Beirut es un crimen de guerra...

...en los 60 años transcurridos desde el atentado contra el Hotel Rey David, Israel ha herido a unos dos millones de civiles, incluidos los 750.000 que perdieron sus casas en 1948, otro cuarto de millón de palestinos obligados a abandonar Cisjordania en la Guerra de los Seis Días y cientos de miles de civiles egipcios expulsados de las ciudades situadas a lo largo del Canal de Suez durante la Guerra de Desgaste..."

Tom Segev, Haaretz.

PD: Según datos de El País del 02/08/06, en las primeras tres semanas de la invasión del Líbano Israel ha sido responsable de la muerte de 828 civiles (un tercio de ellos, menores de edad). Otros 200 cadáveres podrían encontrarse aún bajo los escombros de los edificios bombardeados. El número de civiles israelíes fallecidos es de 19.

miércoles, agosto 02, 2006