sábado, diciembre 29, 2007

Cerrado por vacaciones

Este blog permanecerá cerrado hasta, RyanAir mediante, el próximo día 4 de enero. Pese a lo bucólico-polaco de la fotografía que acompaña a estas líneas (obra de mlpo), el ladrador crepuscular desea a todos sus lectores una feliz y dicharachera entrada de año...

Dios los cría...

He aquí el videoclip que la amiga Lyona ha realizado para la canción Universos infinitos de los amigos Love of Lesbian. Al líder de los segundos, por cierto, le debo aún el relato de la tonti-anécdota que protagonicé la tarde en que conocí a la primera. En fin, quizá cuando crepuscularmente redacte mis ladradoras memorias...

viernes, diciembre 28, 2007

Crónica de una muerte anunciada

Photobucket

Benazir Bhutto (1953-2007): El mismo día de su regreso a Pakistán, tras cerca de una década de exilio en Dubai, vio cómo un centenar de sus seguidores fallecían en una serie de explosiones frente a la estación de Karachi. Apenas dos meses después, un AK-47 y una bomba han acabado con su vida (y con la de veintidós de las personas que la acompañaban a la finalización de un mitin). A lo que cabe preguntarse por qué existía tal interés en su desaparición y, sobre todo, por qué no hizo ella algo más por evitarla. No lo explica el sentido del deber y no lo explica el deseo de erigirse en símbolo de la democracia pakistaní, pues ya lo era... (La fotografía es de John Moore y fue tomada instantes antes de que Bhutto se subiera al automóvil a bordo del cual iba a ser asesinada).

Orgía de goles (*)

Photobucket

Con cierta (envidiable) regularidad suele la Premier inglesa obsequiarnos con partidos como el Chelsea-Aston Villa disputado anteanoche en Stamford Bridge, match memorable cuyo colosal marcador no revelaremos al lector crepuscular que desee vibrar con un resumen de las mejores jugadas, descargable más o menos aquí.

(*) Este post bien podría haber llevado también por título "La noche de los héroes improbables", pero no desvelo más...

jueves, diciembre 27, 2007

"I Am Legend" de Francis Lawrence

Photobucket

Lo que le sobra: El trasfondo religioso-mesiánico y los superpoderes de los vampiros.

Lo que le falta: Valor para escarbar un poco más en la angustia del último hombre vivo, respetar el final de la novela de Matheson y 5 o 10 minutos de metraje.

Lo que tiene: A Will Smith, notable. Y una primera hora que no le va a la zaga, con la aterradora visita al "nido" como episodio culminante.

miércoles, diciembre 26, 2007

Lynchland Empire

Photobucket

En su Trilogía de la Locura (también conocida como “Si hoy es Hollywood mañana estoy como una regadera”), David Lynch suele comenzar mostrándonos lo que no es, posiblemente lo que sus personajes desearían que hubiera sido. Entre cuarenta minutos y una hora más tarde, cuando ya hemos interiorizado ese estado de la cuestión, planta un interludio hipnótico-onírico (la carretera nocturna de Lost Highway, los surcos del disco de Inland Empire) que devendrá punto de inflexión. Y, durante lo que resta de metraje, obliga al protagonista a darse de bruces con una situación mucho menos idealizada, propia de su esquizofrenia, mientras el espectador se revuelve en el asiento, víctima del rompecabezas en que ha devenido la estructura narrativa tradicional.

Porque en Los Ángeles todo Dios aspira a ser estrella de cine, la Naomi Watts de Mulholland Drive soñaba, en los instantes previos a su muerte, la posibilidad de participar en una gran producción de la mano de su amante, una Laura Harring que en la vida real la había abandonado y que en la fantasía dependía total y exclusivamente de ella, por amnésica y por objeto de un maligno complot. De modo ciertamente paralelo, la Laura Dern de Inland Empire no es una actriz glamourosa a la que contratan para realizar el remake de un oscuro film polaco, sino un ama de casa destrozada por la culpa adúltera, una pobre mujer que tan pronto se desea viviendo en las mansiones de Beverly Hills como se juzga puta callejera en las peores esquinas de Hollywood Boulevard: Conciencia Aterradora, mismamente.

Sentado lo cual, toca aclarar que ni siquiera el más genial de los trileros acierta siempre: menos rotunda que Lost Highway, notablemente más dispersa que Mulholland Drive, Inland Empire ve en varias ocasiones cómo sus atmósferas se deshilachan por exceso de metraje y redundancia. Añade poco a lo ya mostrado y nos obliga a preguntarnos si Lynch, cual Sísifo del celuloide, no se sentirá condenado a realizar una y otra vez la misma película en busca de la (improbable) comprensión y aceptación por parte del mundo de los mortales.

domingo, diciembre 23, 2007

Regalo prenavideño (y 3)

Photobucket

The Killers en el Glastonbury del verano pasado: puedes descargarlo, prenavideño lector crepuscular, aquí y aquí (el concierto está dividido en dos partes). Además, puedes llevarte el Christmas single de los asesinos de Las Vegas con un simpático click aquí (*).

(*) En caso de que no tengas cuenta de Rapidshare, recuerda que deberás dejar pasar 80 minutos entre la descarga de un archivo y otro...

sábado, diciembre 22, 2007

El espía del espía

Photobucket

Es ley de vida: quien a hierro mata a hierro muere. Robert Hanssen fue el peor topo en la historia de los servicios de inteligencia norteamericanos hasta que los servicios de inteligencia norteamericanos decidieron ponerle un topo. El espía relata su caída…

Billy Ray gasta nombre de personaje secundario de Thelma y Louise, de Medianoche en el jardín del bien y del mal, de (en definitiva) paleto sureño a una botella de Jim Bean pegado. En cuanto guionista y realizador, no obstante, sus debilidades pasan menos por los bares de carretera entre Nashville y Tallahasee que por los personajes reales con residencia en Washington D.C. y el armario repleto de esqueletos. En El precio de la verdad pasó revista a la (breve) trayectoria profesional de Stephen Glass, periodista que se las arregló para inventar parcial o totalmente 27 de los 41 artículos que publicara en The New Republic. Y en El espía ha ido a retratar a otro crack de la mentira caído en desgracia ante todo un país (cuando de crucificar a alguien se trata, Estados Unidos es mucho Estados Unidos): Robert Hanssen, el agente del FBI que se vendió al enemigo rojo incluso cuando este había perdido ya su comunista color. Con un convenientemente torturado, horriblemente maquillado Chris Cooper en el papel del topo; con un bastante correcto Ryan Philippe en la piel de su asistente, Billy Ray escarba en el alma del personaje con menos moralina que pragmatismo yanqui: quien traiciona a un traidor, cien años (y una película) de perdón.

He aquí cuatro verdades y una falsedad sobre Robert Philip Hanssen: 1) Su labor de espionaje para la Unión Soviética y la Federación Rusa pasa por ser la más dañina jamás sufrida por los Estados Unidos; 2) Miembro del Opus Dei, durante más de una década jamás dejó de asistir a la misa de las 6.30 de la mañana (en ocasiones también repetía a mediodía); 3) Su caída se debió, posiblemente, al chivatazo de un agente doble, pero el golpe de gracia se lo procuró su propio asistente, Eric O’Neill, cuando logró apoderarse de los contenidos de su agenda digital; 4) Tras dos décadas largas de venta de secretos sumó 1.500.000 dólares en pagos rusos, pero es posible que el ego pesara más que el dinero en los motivos de su traición; 5) Jamás se grabó a sí mismo practicando el sexo con su esposa y nunca estuvo obsesionado con Catherine Zeta-Jones. Y de todo ello da cumplida, modélica fe El espía, film que busca los intestinos de la incoherente condición humana antes que el suspense, y que apenas se permite licencias dramáticas en el envite. Aunque las familias del agente y su secretario jamás llegaran a encontrarse en la vida real, todo aquí huele a verdad. Comenzando por el guión que debió memorizar Cooper, plagado de frases utilizadas en su día por Hanssen. Tal que si alguien hubiera estado grabándolas a su lado, oigan…


(Este es el texto originalmente remitido a Fotogramas y publicado con ciertas alteraciones en la sección "Basado en hechos reales" del número de diciembre)

jueves, diciembre 20, 2007

"The Key to Reserva"

Posiblemente, el mejor anuncio freixenetero de la historia (puedes verlo en su versión extendida, oh lector crepuscular, aquí). ¡Y un papel protagonista para Martin Scorsese ya!

El otro lado del espejo

La lección de anatomía de Rembrandt versus el entierro palestino de Reuters...

miércoles, diciembre 19, 2007

martes, diciembre 18, 2007

My Own Private Robert De Niro (*)

10. Midnight Run (1988)
9. New York, New York (1977)
8. The Mission (1986) / Angel Heart (1987)
7. Goodfellas (1990)
6. The Untouchables (1987)
5. The Godfather Part II (1974)
4. Raging Bull (1980)
3. Cape Fear (1991)
2. The Deer Hunter (1978)
1. Taxi Driver (1976)


Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

(*) En lo que a sus interpretaciones se refiere, no a películas en general, cuyo orden pasaría a estar encabezado de todas todas por El Padrino II...

Apostillas a "La Brújula Dorada"

Y lo dejo, aquí, prometido...

1. Es este un nuevo ejemplo de dirección por acumulación, que rara vez trasluce un estudio previo de la secuencia y, cuando lo hace, se asemeja antes a un dibujo de storyboard que a una imagen dotada de vida, con sus protagonistas de carne y hueso.

2. Chris Weitz lo había hecho razonablemente bien en American Pie y sorprendentemente bien en About a Boy. Pero la adolescente menos difícil de su carrera es la que más se le atraganta. Quizá por la absoluta ausencia de sentido del humor. Quizá porque las normas del género épico son mucho más rígidas que las de la comedia descerebrada o las del drama pop-costumbrista. Se echa de menos a un guionista como el Neil Gaiman de Beowulf, sin ir más lejos.

3. Aunque J.K. Rowling exigió sabores británicos, la adaptación al celuloide de su heptalogía comenzó en manos de un norteamericano y conoció su momento álgido cuando las riendas pasaron al mexicano Cuarón. Menos problema de sensibilidades nacionalidades que de compromiso, pues: Weitz no es Peter Jackson y es probable que no sienta por la obra de Philip Pullman la pasión que Tolkien despertaba en el neozelandés.

lunes, diciembre 17, 2007

"La Brújula Dorada" (o: Pocas luces en el Norte)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Lyra Belacqua, una huérfana que no es huérfana en un mundo que no es nuestro mundo, ejerce de eje conductor de esta Odisea cuyos personajes se muestran tan obsesionados con las tierras del norte como sus responsables con llenarse los bolsillos a base de entradas de cine y merchandising durante las próximas fiestas navideñas. Unos y otros alcanzarán su objetivo, de ello no nos cabe la menor duda. Pero, al igual que en los peores viajes, el cómo y el durante serán lo de menos. Demasiado ligera en sus secuencias de acción pero dolorosamente viscosa en las de diálogo, La Brújula Dorada ofrece tres pros bajo una granizada de contras: su diseño artístico, el movimiento digital de su amplia nómina zoológica y un Sam Elliott capaz de contagiar cierto carisma a 114 minutos de metraje que, quizá por aquello de la adecuación fondo-forma, constituyen un interminable desierto (helado) en lo emocional. Y quien dice emocional dice dramático. Es así que la huérfana que no es huérfana en un mundo que no es nuestro mundo acaba protagonizando una película fantástica que podrá ser muchas cosas, pero que desde luego no es fantástica ni película ni, sniffff, una atalaya que invite a leer la trilogía de Philip Pullman.

Fin de semana "fantástico"

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

La primera es en efecto como polvo de estrellas: entretiene y hasta planta un par de detalles en la memoria del espectador. La segunda comienza perdiendo el norte y acaba extraviando la épica y el dramatismo: Señor de los Anillos sólo hay uno (bueno, tres), así que mejor cubrirse las espaldas con cierto sentido del humor (a fe que Pfeiffer y DeNiro lo tuvieron claro).

domingo, diciembre 16, 2007

Regalo prenavideño

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Arcade Fire en vivo en el First Avenue de Minneapolis el 29 de septiembre de 2005. Y puedes descargarlo, oh lector crepuscular, más o menos aquí.

viernes, diciembre 14, 2007

El Elegido es el elegido...

Entertainment Weekly acaba de publicar una lista con los veinticinco mejores momentos de la ciencia ficción catódica y cinematográfica de los últimos veinticinco años. Hela aquí, si bien claro debe quedar que este ladrador crepuscular siempre apostará por los representantes del glorioso trienio 1982-1985...

25. V (1983)
24. Galaxy Quest (1999)
23. Doctor Who (1963-2007)
22. Quantum Leap (1989-1993)
21. Futurama (1999-2003)
20. Star Wars. Clone Wars (2003-2005)
19. Starship Troopers (1997)
18. Heroes (2006-2007)
17. Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004)
16. Total Recall (1990)
15. Firefly / Serenity (2002-2005)
14. Children of Men (2006)
13. The Terminator / Terminator 2 (1984/1991)
12. Back to the Future (1985)
11. Lost (2004-2007)
10. The Thing (1982)
9. Aliens (1986)
8. Star Trek. The Next Generation (1987-1994)
7. E.T. (1982)
6. Brazil (1985)
5. Star Trek II: The Wrath of Khan (1982)
4. The X Files (1993-2002)
3. Blade Runner (1982)
2. Battlestar Galactica (2003-2007)
1. The Matrix (1999)

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Sobre las cintas de George...


Pat Oliphant y Tony Auth en The New York Times.

jueves, diciembre 13, 2007

¡Presidenta!

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

No pasará a los anales del cibermundo como la votación más concurrida de la historia, pero los resultados de la primera encuesta ladradora-crepuscular han sido concluyentes:

- Hillary Clinton, 50% de los votos.
- Barack Obama, 25% de los votos.
- Rudolph Giuliani, 16.6 % de los votos.
- John Edwards, 8.4% de los votos.

Cierto que no tuvimos en cuenta al pujante Mike Huckabee, pero queda claro que, caso de que los lectores de este blog fueran norteamericanos, el próximo noviembre las barras y estrellas tendrían su propia Cristina Kirchner.

miércoles, diciembre 12, 2007

w00t

Es, según los responsables del diccionario Merriam - Webster's, la palabra que mejor define este agonizante 2007, una mezcla de letras y números de la que se sirven los participantes en juegos online para expresar su satisfacción con o sin motivo (esto es, si su madre les acaba de poner otro plato de nachos junto al ordenador o tras asesinar a dieciocho alienígenas, latigazo del dedo meñique mediante, en el Halo3).

El término del año según el New Oxford American Dictionary, ya que en estas estamos, ha sido "locavore": aquel que se alimenta con productos cultivados en su propia localidad.

Todo Wilco, pero todo todo...

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Será a lo largo de cinco noches, del 15 al 20 de febrero, en el Riviera Theatre de Chicago: Wilco tocará su catálogo completo (y si de ello no hacen una caja de diez compactos por lo menos, este ladrador crepuscular no entenderá nada de nada...).

martes, diciembre 11, 2007

767.500

Es el número de libras desembolsadas por los consumidores cibernéticos de Gran Bretaña ayer entre las 13.09 y las 13.10 -esto es, 128 personas por segundo gastando una media de cien libras cada una. El total del día (ya conocido como "Mega-Monday") rondó los 370 millones, y el producto más adquirido fueron los juegos de Nintendo Wii.

(En católico romano: 1.066.120 euros durante el minuto mágico, para un total de 514 millones a lo largo del día).

Cohetes, mentiras y cintas de vídeo

Hay quien tiene mucho tiempo libre. Y hay quien incluso sabe aprovecharlo para mejorar la vida de sus congéneres. Un ejemplo de este segundo caso se encuentra entre los miembros de la San Diego Tripoli Rocket Association, que no hace mucho dedicaron 2.500 horas y 7.000 dólares a la construcción de un cohete con la forma de una nave X-Wing de La Guerra de las Galaxias a tamaño natural. He aquí lo que quieren que creamos que sucedió:



Hay quien tiene mucho tiempo libre. Y hay quien lo dedica al mal, a hacerlo o a encubrirlo. Pero ahí afuera quedan aún algunos paladines de la verdad. Gente que no tiene miedo de revelar lo que de veras sucedió con el X-Wing de San Diego. Que George Lucas los bendiga…


"Hot Fuzz" de Edgar Wright

El policía londinense Nick Angel ejerce tanto de lo primero que sus propios colegas lo obligan a dejar de ser lo segundo. Exiliado en la bucólica localidad de Sandford, ve cómo lo quisquilloso de su carácter comienza a palidecer frente a la estulticia de su nuevo compañero y la mansedumbre de los vecinos. Hasta que un par de muertes aparentemente accidentales despiertan al sabueso que lleva dentro, un pastor alemán que pronto devendrá doberman para que la orgía de sangre y fuego se torne inevitable…

Mucho antes de darse al fútbol, aunque bastante después de caer en la bebida, Inglaterra era ya una potencia mundial en la disciplina del expolio. Actividad que, toda vez declinado el Imperio, desembocó en un doble acierto cultural: la conquista de Estados Unidos con productos patrios (desde los Beatles hasta Beckham) y la reinterpretación irónica de cuanto le llega del extranjero. Apartado éste donde viene triunfando el trío creativo formado por Edgar Wright (realizador) y Simon Pegg y Nick Frost (actores), responsables ellos de la serie catódica de culto Spaced, de esa La noche de los muertos vivientes en clave de pub que fue Shaun of the Dead y, ahora, de esta vibrante, barroca, menos divertida que entrañable, quizá demasiado extensa, parodia de las “buddy movies” de Jerry Bruckheimer.

(Esta reseña ha aparecido en el número de diciembre de Go Mag)

lunes, diciembre 10, 2007

The World is a Vampire

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Tras la recomendación del Demeter de Ana Juan, tras la redacción de un artículo sobre Stephenie Meyer, el fin de semana ladrador continuó poblado por ristras de ajos y colmillos crepusculares merced a la adaptación al cómic de una novela que pronto será cine y la adaptación al cine de un cómic que merecería haber sido novela. Frente al rigor de la primera obra (Steve Niles se explaya en su guión cual si Richard Matheson lo hubiera estado apuntando con una estaca), la segunda presenta una notable primera media hora para a continuación extraviar el ritmo por culpa de una serie de decisiones que quizá apunten antes a los productores que al realizador, David Slade. La sangre sobre la nieve, eso sí, en verdad parece más sangre.

domingo, diciembre 09, 2007

DEP

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket


Sebastià Sorribas (1928-2007), por más que bautizara como "la Milò" a una de las trogloditas de Viatge al País dels Lacets.

viernes, diciembre 07, 2007

He was back, indeed...

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

The Times ha elaborado una lista con los mejores cincuenta robots de la historia del cine. He aquí los cinco primeros y algún que otro puesto digno también de ser reseñado por razones de emotividad ladradora-crepuscular:

1) Terminator Serie 800 / Modelo 101 (Terminator)
2) HAL 9000 (2001: Una Odisea del Espacio)
3) Kitt (El coche fantástico)
4) SID 6.7 (Virtuosity)
5) ED 209 (Robocop)
11) R2-D2 (La Guerra de las Galaxias)
18) Marvin (La Guía del Autoestopista Galáctico)
25) Terminator Serie 1000 (Terminator 2)
26) Max (El Agujero Negro)
28) Bishop (Aliens)
32) Cylons (Galactica)
35) Johnny 5 (Cortocircuito)
45) C3-PO (La Guerra de las Galaxias)

Regale arte, regale vampiros...


Demeter, de Ana Juan, en Ediciones De Ponent.

jueves, diciembre 06, 2007

"Túneles": Viaje al centro de Inglaterra

Antes que cubrir el agujero dejado por Harry Potter, los responsables de “Túneles” (Puck/Empúries) han optado por seguir excavando en busca de su propio tesoro escondido (y quien dice tesoro dice ciudad). A fin de conocer el último gran fenómeno de la literatura juvenil nos desplazamos a Londres, y más concretamente a...

THE SAVILE: Sito en el barrio de Mayfair, a tiro de piedra de una ya navideña Oxford Street, este club de glorioso pasado literario (entre su nómina de socios aparecen Kipling y Stevenson, H.G. Wells y W.B. Yeats) fue escenario de la presentación hispano-catalana de Túneles. El larguirucho Gordon y el orondo Williams se plantaron en una de las salas de su segundo piso para, powerpoint mediante, ilustrar a la concurrencia sobre su trayectoria vital y la saga narrativa que amenaza con ponerlos en órbita. Todo gracias a una aberración matemática convertida en verdad creativa, la que asegura que…

UNO MÁS UNO SON TRES: Gordon, el más dotado para la informática del dúo, se encierra en su despacho a aporrear compulsivamente el ordenador. Williams recoge el fruto de la impresora, se calza un sombrero panamá y sale al jardín para, bolígrafo en la diestra y cerveza en la siniestra, darse ya a la reescritura ya al añadido. Sobre ello Gordon vuelve a teclear. A lo que Williams vuelve a corregir. Y de tal dinámica, nos aseguran, brota un tercer cerebro, el responsable último de la novela. ¿Qué había, no obstante, antes de que se pusieran manos a la obra? Pues, si hemos de creer sus palabras, poco más que…

TÚNELES Y MÁS TÚNELES: “Teníamos media idea cada uno; las unimos y de repente habían pasado tres años de nuestras vidas”. La media ocurrencia de Gordon nació en el corredor que antaño unió el sótano de su mansión con la iglesia del pueblo. La de Williams, en el entramado de galerías subterráneas patrocinadas por Joseph Williamson en el Liverpool de principios del siglo XIX (el magnate del tabaco redujo la tasa de desempleo local pagando a la gente para que excavara sin objetivo aparente las tierras de su propiedad). Y, en efecto, de todo ello fue a surgir…

“THE HIGHFIELD MOLE”: Esto es, El topo de Highfield. La historia de un adolescente que responde al nombre de Will Burrows y que gusta de dedicar el tiempo libre a, palada tras palada, poner suelo de por medio entre el cielo y su persona. Cuando su (no menos amigo de la prospección) padre desaparece, el muchacho recluta a un compañero de escuela y se lanza tierra adentro en su busca. Pero en el camino de ambos se cruzará la Colonia, ciudad de las profundidades controlada en régimen de semi-tiranía por los bastante agrios styx. El topo de Highfield llegó a las librerías como autoedición, pero sus buenas maneras pronto llamaron la atención de…

BARRY CUNNINGHAM: “He visto el futuro de la literatura juvenil, y su nombre es J.K. Rowling”. Quizá no fueran sus palabras exactas, pero el editor de Bloomsbury sí pasará a la historia como el George Martin del gremio, el hombre que descubrió a Harry Potter y tuteló su ascenso al estrellato, y que también llevó a Cornelia Funke al mercado anglosajón. “Dicen que un rayo no golpea dos veces en el mismo sitio, pero los rayos parecen un elemento recurrente en mi vida. Estoy tropezando con magníficos libros para jóvenes de forma bastante regular” –comenta a propósito de la obra que él retituló como Túneles y del consiguiente…

FENÓMENO POPULAR: En sus primeros cuatro meses de vida en las librerías del Reino Unido, Túneles alcanzó las once ediciones y los 100.000 ejemplares. Exactamente el mismo número cosechado en lo que a venta anticipada respecta para Estados Unidos, país donde aparecerá a principios de año y donde ya cuenta con clubs cibernéticos de fans. Obviamente, el proyecto de adaptación al cine ha visto ya…

LA LUZ: Más allá del oropel también hay brillos oscuros. Como el que desprende el instrumento del que se sirven los malvados styx para torturar salvajemente al protagonista de la novela. Respecto a la aspereza de ciertos pasajes, dice Williams que “se trata de una historia fantástica, pero no queríamos que resultara irreal. Los personajes se encuentran con situaciones llenas de tensión, y debíamos mostrarnos realistas en sus respuestas a ese mundo”. A lo que Gordon añade: “Quizá no debería haber leído tanto a Dashiell Hammet durante la redacción del libro. Pero hoy día todo en la vida del adolescente, los DVDs, los juegos de ordenador, tiene sus aristas”. Y eso que, en lo que a Túneles respecta, la cosa no ha hecho más que comenzar. Continuará…

(Este artículo ha aparecido en el número de diciembre de Qué Leer)

lunes, diciembre 03, 2007

150 años de Conrad

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Feliz aniversario, Józef Teodor...

"Magic" de Bruce Springsteen

El fantasma de Tom Joad lo sumió en un silencio de siete años, mutismo del que sólo dos torres, 3.000 muertos y un país traumatizado lograron abstraerlo. Las polvorientas carreteras de Irak y los diablos que las transitan alimentaron el episodio siguiente, protesta acústica que fue a transformarse, espíritu de Pete Seeger mediante, en dos nuevas viejas obras de tono más festivo pero no menos crítico para con las barras y estrellas de George W. Bush. Sucede, por tanto, que Magic es el primer trabajo en tres lustros que Springsteen no firma contra algo o contra alguien, que no aparece inspirado por espectro alguno. Y de ahí, quizá, la sensación de cajón de sastre que transpira, con piezas que tanto apuntan a los días de Born to Run (Livin’ in the Future) como a los de The Rising (Devil’s Arcade), que en ocasiones parecen saltar de Tracks (I’ll Work For Your Love) y en otras se zambullen en Tunnel of Love (Long Walk Home). Colección dispar, sí, pero plagada de momentos memorables. Y, sobre todo, destinada a hallar su plenitud en vivo: más de un tema aquí tiene madera de clásico sobre las tablas.

(Esta reseña ha aparecido en el número de diciembre de Go Mag)

sábado, diciembre 01, 2007