sábado, mayo 31, 2008

"Indiana Jones and the Kingdom of the Crystal Skull" de Steven Spielberg


Photobucket
Para ulular lastimeramente:
Que, tras tantos meses hablando de esta cuarta entrega, las expectativas impidan a muchos disfrutar de lo que el film en realidad es: un carísimo carnaval que se podría ver con el electroencefalograma desenchufado de no ser por la orgía de homenajes (autorreferenciales o no) que contiene.

Para ladrar efusivamente:
Durante dos horas te da menos respiro que Sylvester Stallone al botox. Es divertida, entretenidísima e idiota. Tiene más guiños que una merienda con Quim Monzó. Harrison Ford está delicioso. Y, cuando Spielberg se pone clásico (véase el plano que encabeza estas líneas), es Dios.

El consejo crepuscular:
Corra a cuatro patas hasta el cine más cercano, ármese con un cubo XXL de palomitas y dos litros de Coca-Cola, desconecte el móvil, siéntese en la butaca, abra mucho los ojos y disfrute como el niño que fue, aquel que hizo una hora de cola en el cine Bosque para ver El Templo Maldito y que luego se tiró años persiguiendo a sus amigos con la mano en forma de garra y gritando aquello de "¡¡¡Shankara Kali-ma!!!".


Photobucket

Heráclito, Nietzsche, DeLillo...


Photobucket

Documentando la charla que algunas horas más tarde debía mantener con Ricardo Menéndez Salmón, di en la mañana de ayer con una entrevista en la que, a preguntas de Alba González Sanz, el asturiano ofrece el siguiente (conciso, interesante) recorrido por la historia de la filosofía y el presente de cierta literatura:

"El fracaso de los grandes sistemas filosóficos generó una gran decepción entre los pensadores. De pronto, tras la aventura hegeliana, el mundo se tornaba viscoso. La vida se dejaba tematizar, cierto, pero no se dejaba atrapar. La imagen del río de Heráclito resurgía con fuerza. El siglo diecinueve convirtió el pensamiento en un arma para transformar el mundo (yo, al menos, sigo en esto declarándome marxista) y con Schopenhauer, Kierkegaard y Nietzsche, descubrimos que la filosofía podía ser una parte de la literatura, acaso la más bella. Hoy, sinceramente, creo que el pensamiento ha desistido de aprehender el mundo, pero que ha encontrado refugio en el arte. No sólo en la literatura, por supuesto. Yo diría que Francis Bacon, Andrei Tarkovski o Don DeLillo son los grandes filósofos de nuestro tiempo, porque han urdido mecanismos de ficción que no sólo interpretan la realidad, sino que la reinventan."


viernes, mayo 30, 2008

"The Dead Girl" de Karen Moncrieff

Photobucket
Para ulular lastimeramente:
Que haya tardado dos años en llegar a nuestro país.

Para ladrar efusivamente:
Que por fin nos llegue y que nos llegue en pantalla grande. Su tono, opresivo pero carente de cualquier moralismo o subrayado emocional pese a las muchas sordideces del relato. Su fotografía y su realización, que la disparan a años luz del Estrenos TV que por temática podría haber sido. Y su casting: desde Toni Collette hasta Marcia Gay Harden (de nuevo magnífica, dan ganas de darle otro Oscar), pasando por una Brittany Murphy que jamás ha estado tan bien puesta y sin olvidarnos de Bruce Davison, Josh Brolin, Giovanni Ribisi...

El consejo crepuscular:
No se la pierda. Si es fan de series como Six Feet Under, no se la pierda dos veces.


Photobucket

More (lonely) Stormtrooping


miércoles, mayo 28, 2008

Your Daily Stormtroopin'

Icedsoul se ha propuesto presentar cada día una fotografía protagonizada por sus soldaditos imperiales. Lleva 86. El chaval es un héroe y probablemente carezca de vida social. Utiliza el flickeriano link que abre estas líneas, oh lector/a crepuscular/a, para hacerle partícipe de tus ánimos, peticiones de matrimonio, cacahuetes, etc.

La otra Solución Final

"Si usted regresa con la oferta aprobada yo cerraré Auschwitz y me llevaré el diez por ciento del millón de judíos a la frontera española. Usted se hará cargo de esos 100.000 judíos y después me entregará 1.000 camiones. Iremos negociando de esta forma: 1.000 camiones por cada 100.000 judíos. No puede pedirme un trato más favorable." - Adolf Eichmann a Joel Brand durante uno de los encuentros que mantuvieron en Budapest en 1944, según documentos secretos británicos que ayer reproducía La Vanguardia.


lunes, mayo 26, 2008

Suspirando por un Negro Jefe...


"Before the Devil Knows..." de Sidney Lumet

Photobucket

Para ulular lastimeramente:
Su falta de ritmo y su duración, tan excesiva (y son sólo dos horas) como la interpretación de Philip Seymour Hoffman, un magnífico secundario que comienza a pesar demasiado como principal. Sobre todo, la ausencia de un giro argumental que permita cobrar vuelo a la narración, propuesta a modo de puzzle pero, a la hora de la verdad, dueña de unas maneras terriblemente planas.

Para ladrar efusivamente:
Su título. La venerable edad de su realizador. La excelente forma física de Marisa Tomei. El muy correcto, aunque también un tanto sobreactuado, papel de perdedor de Ethan Hawke. Albert Finney, inmenso por más que su Parkinson parezca menos interpretado que real.

El consejo crepuscular:
Véala en sesión doble en el dvd de su caseta, seguida inmediatamente de 12 hombres sin piedad, Tarde de perros, Veredicto final, Power o cualquier otro clásico de Lumet.

Photobucket

viernes, mayo 23, 2008

Famous Last (but one) Words (150)

"I urge my fans across Europe to be dignified in defeat. I do not want street riots as I'm a peace-loving bird." - El pavo Dustin tras caer eliminado en la ronda semifinal del Festival de Eurovisión, al que acudió como representante de la República de Irlanda.

Photobucket

Una de huevos holandeses: ¡es arte!

To Ewko...


The Art Eggcident, de Henk Hofstra, en Leeuwarden.

jueves, mayo 22, 2008

Lágrimas lusas y resbalones moscovitas

Para el ManU no hay Champions exenta de agonía. Si la anterior se saldó a su favor gracias a dos tantos conseguidos en los últimos tres minutos de partido (frente a un equipo tan poco sospechoso de incurrir en la falta de concentración como el Bayern, para más inri) anoche de nuevo pagó el peaje de tenerlo todo perdido antes de alcanzar la gloria europea. Lloraba Cristiano Ronaldo a lágrima viva el fallo que podría haber enviado a los Diablos Rojos de vuelta al infierno cuando, en el décimo lanzamiento de la tanda de penalties, la bota izquierda de John Terry se deslizó por el césped empapado en el preciso instante en que la derecha impactaba el balón, que por ello voló desviado para golpear en el lateral de la madera y salir fuera. Y la ruleta prosiguió. Anderson marcó con cara de estar a punto de soltar la papilla. Kalou hizo lo propio con bastante más frialdad. Giggs congeló la noche de Moscú con un gesto que decía: "el gol es fácil, lo jodido es trabajar en una mina galesa". Le llegó entonces el turno a Anelka. Y Anelka, fiel a su condición de media tinta, no cumplió. Pero cómo culparle: fue un resbalón del destino el que lo mandó a los once metros. Y el destino, cuando de agonías se trata, siente debilidad por Manchester.

miércoles, mayo 21, 2008

lunes, mayo 19, 2008

Lo mejor de "Semi-Pro"

Photobucket

Sin duda, su ya legendaria frase final: "Everybody panic! It's just like the Titanic but it's full of bears!"


Australia dentada

Photobucket

La breve pero intensa experiencia de este ladrador como londinense crepuscular le enseñó que tan sólo existe una criatura más ruda que el australiano: la australiana. Ambos, por cierto, se las suelen ver en su país de origen con un Dream Team de la fauna potencialmente asesina, desde arañas hasta tiburones pasando por (¡sorpresa!) cocodrilos de agua salada. Y a eso viene precisamente esta introducción, pues la muy barata pero también muy efectiva Black Water (2007, de la dupla realizadora formada por David Nerlich y Andrew Traucki) viene a dar fe de uno de esos enfrentamientos en la cumbre. Para el caso, la historia real de una familia que, en plena excursión fluvial, tras ver cómo un inmenso cocodrilo volcaba su bote y se zampaba a su guía, pasó un par de días en lo alto de un árbol, asediada por el hambriento animal, hasta que... Filmada en vídeo digital, con unos efectos bastante apañados, esta atmosférica peliculita pone también de manifiesto la segunda gran enseñanza cosechada por el crepuscular en su etapa como ladrador londinense: jamás confíes en los nativos de Queensland, trátese de humanos o de reptiles. Quedan avisados...


domingo, mayo 18, 2008

La derecha es ladrillo; la izquierda, papel

Como ladrador crepuscular de letras no puedo más que congratularme: 15.000 euros ha desembolsado la Generalitat de Catalunya, y más concretamente el Departamento de Interior (¡¡¡!!!) que preside Joan Saura, por un informe titulado China y la seguridad en Asia Oriental. Análisis del papel de China en la construcción del orden regional en materia de seguridad (no le van a la zaga los restantes 1.579 estudios encargados, cuyo coste parece haber rondado los 32 millones de euros; esto es, 20.265 euros de media). Nótese, en cualquier caso, que siendo afín al tocho tanto lo uno como lo otro, los chanchullos urbanísticos cuando menos ofrecen al contribuyente espectáculos de ladrillo tan notables como el de Benidorm. ¡Y a ver qué tipo de satisfacción están en condiciones de ofrecernos los dichosos 87 folios chinos!


jueves, mayo 15, 2008

Yahvé en Varsovia (y 2)

Lo que Edelman contaba, tras la guerra, desagradó a las mentes bien pensantes. Que en el gueto hubiera prostitutas o venganzas mafiosas, que familias enteras se subieran voluntariamente a los trenes con destino a Treblinka a cambio de una hogaza de pan para calmar el hambre… La respuesta de Edelman siempre era la misma: “No lo entienden”. Y añadía: “Da igual”. Y quizá diera igual, sí, pero dudo que se tratara tan sólo de un problema de entendimiento. Tenía que ver, también, quizá, con la idealización que solemos adjudicar a quienes han padecido un sufrimiento extremo. Los oyentes de Edelman imaginaban, querían imaginar un gueto de ángeles, mártires los unos y de espada flamígera los que comandaba Anielewicz, almas limpias a las que resultara sencillo compadecer, que no ofrecieran obstáculos al paso de una comprensión rápida y culturalmente aceptable. El silencioso encaminarse al matadero, ¿no mostraba además connotaciones demasiado cristianas? ¿No era indicativo de una sumisión hacia los alemanes que por absoluta debería hallarse estrictamente reservada a Dios? (el Tercer Reich como estructura para-divina, lo sugiere Lem en Provocación: el verdugo obliga a su víctima a desnudarse, a abandonar este mundo del mismo modo en que a él llegó, escenificando así la distancia sideral que separa la esvástica de la estrella de David, lo supremo del acto donde la simple voluntad del uno representa la aniquilación total del otro). Del mismo modo, cuán Nuevo Testamento considerar que el dolor puede o debe elevarnos a otros niveles de sabiduría. Si el hombre al natural ya escupe, cuando enfermo insulta y muerde y suelta patadas a la entrepierna ajena. Y lo mismo los judíos no infringieron menos el decálogo dentro del gueto que los gentiles fuera; más, posiblemente, al haberse venido abajo sus estructuras sociales. Hubo valor y sacrificio, sí; cobardía y concupiscencia y estupidez, también. Características íntimamente humanas, todas ellas. Uno admira a Edelman por Edelman y pese a Edelman. De ahí la grandeza del libro de Krall. Toma la construcción subjetiva del héroe y la devuelve a la tierra, cuenta lo que no se quiere oír, allana tantas respuestas como interrogantes se siguen elevando a su paso. Tras la lectura, el corazón encogido, se encoge uno de hombros y comenta: No he entendido nada. Y añade: En cierto modo, ya no puede dar igual.

miércoles, mayo 14, 2008

Keep on rocking in the web world!

Photobucket

He aquí la Myrmekiaphila neilyoungi, descubierta por Jason Bond y bautizada, en efecto, a modo de homenaje a Neil Young, músico igualmente peludo y virtuoso en el uso de sus miembros.

Leído al pasar

"Nos creemos los amos. ¡Y lo somos!" (pintada callejera en la esquina de Ros de Olano con Virtut).

martes, mayo 13, 2008

DEP

Photobucket


Irena Sendler (1910-2008), responsable de la salvación de 2.500 niños del gueto de Varsovia, a los que pasó a la zona "aria" de la ciudad aprovechando su labor como trabajadora social (la infancia en el gueto: el 5 de agosto de 1942, el escritor y pediatra Janusz Korczak declinó hasta tres posibilidades de salvación personal para acompañar el desfile de los 196 niños de su orfelinato hasta la Umschlagplatz, y de ahí a las cámaras de gas de Treblinka).


"Iron Man" de Jon Favreau

Photobucket

Lo que le sobra: Nada en particular.

Lo que le falta: Capacidad de sorpresa.

Lo que tiene: Ritmo. A un notable Robert Downey Jr. y a un deliciosamente malvado Jeff Bridges. Las dosis exactas de ingenuidad y sofisticación. Y, entre esto último, una muy correcta solución para que las secuencias de acción de tan aparatoso personaje no manden la serie (porque habrá serie) directamente al desguace.


Photobucket

lunes, mayo 12, 2008

Giggs, el fútbol como ética de trabajo

758 partidos con la camiseta del Manchester United. 144 goles. Diez títulos de liga. Una Champions League. Cuatro Copas de Inglaterra. Una Copa de la Liga. Seis Community Shield. Una Supercopa de Europa. Una Copa Intercontinental... Esto es, mucho, mucho más de lo que jamás conseguirá Ronaldinho.


Yahvé en Varsovia (o no)

Busco y rebusco entre los muchos subrayados que he realizado en las páginas de Ganarle a Dios (Edhasa, 2008), libro basado en las conversaciones que la periodista Hanna Krall mantuvo con Marek Edelman, el único cabecilla de la revuelta del gueto de Varsovia que vivió para contarlo. Busco y rebusco pero no doy con uno sólo que me parezca adecuado: aquí aparece la tragedia, aquí asoma el valor, aquí brotan el miedo y la sordidez, aquí se da fe de la suciedad y la traición, aquí se describe el estoicismo, aquí regresa la tragedia para, de paso, arrasar con las "limpiezas" que la versión oficial intentó efectuar sobre los apartados menos políticamente correctos de la Historia... Y ningun entrecomillado alcanza a reunir con cuerpo poliédrico las muchas aristas de este retrato impresionante (disculpa, lector crepuscular, lo gastado del adjetivo; curado de muchos espantos a estas alturas, la lectura aún así me ha impresionado). Porque copiarlo desde su primera hasta su última palabra sin duda infringiría algún copyright, no puedo más que recomendar su breve lectura: rara vez la condición humana se ha desnudado tan sinceramente en poco más de cien páginas. El sentido es la falta de sentido: salir a ver el sol de una mañana de abril aunque puedan matarte por ello. Si Dios existe, qué magníficos animales (sin el menor ánimo peyorativo) hizo de nosotros...

domingo, mayo 11, 2008

"La antena" de Esteban Sapir

Photobucket

La ciudad no tiene voz. Tiene palabras, pero las pronuncia en silencio. Nieva. Un reparador de televisores es despedido de su trabajo tras perder a un hombre-globo. Su hija se hace amiga de un niño sin ojos. Su esposa es enfermera en la clínica donde el Dr. Y lleva a cabo terribles experimentos para solaz del Sr. Televisión, dueño de la empresa que marca los ritmos de la ciudad. Unos ritmos en espiral. Una ciudad sin voz, insistimos, salvo por la que en ciertas emisiones brota bajo la capucha de una misteriosa cantante de boleros…

Obra prácticamente muda (si bien musicalizada), rodada en blanco y negro con efectos propios de las primeras décadas del cinematógrafo, La antena bien podría no haber atraído más que desastres. Especialmente si repasamos el currículo de su realizador, un Sapir que en la década larga transcurrida desde su debut, la también muda y descolorida Picado fino, ha ejercido en un terreno tan afín a la suspicacia como el de la publicidad. La propuesta, no obstante, funciona. Fascina a ratos incluso. Y lo hace a medio camino entre la inventiva y la regurgitación (de Méliès a Metropolis, de Tim Burton a Sin City), gracias sobre todo a su fuerza lírica y a su esforzada recreación del universo de los años 1935-1945. El pero, eso sí, un cierto empacho de ingenuidad.

(Esta reseña ha aparecido en el número de mayo de Go Mag)

viernes, mayo 09, 2008

Famous Last (but one) Words (149)

Diálogo mantenido en la tarde de ayer entre este ladrador crepuscular y su compañero laboral A.L.:

-¿A qué huelen las nubes, Antoñito?
-A pistacho.
-¿Cuánto duran quince minutos?
-Tres pistachos.
-¿Tres pistachos?

-Si los saboreas…

¿Hombres? ¿Críos? ¡Niñatos!

El fútbol, ¿deporte de hombres? Pocas veces el lugar común se ha revelado más erróneo. Porque el balompié, cuando menos en su vertiente profesional, lo juegan individuos endiosados en plena adolescencia, condenados a considerar la más razonable madurez emocional no como objetivo de una formación plena sino como síntoma de su futura decadencia popular y laboral, víctimas por tanto de una sucesión de huidas hacia delante que en el mejor de los casos afectará únicamente al ámbito cronológico de su carrera. Y, en lo que al seguimiento de la disciplina respecta, el espectador sublima ya en el estadio ya ante el televisor al niño de patio de colegio que fue, ese rapaz soñador de regates imposibles y chilenas memorables que, por haber driblado poco y chileneado menos, vivirá en carne propia, por proyección, los éxitos/fracasos de sus héroes/villanos de cabecera. Ningún problema al respecto, claro. Pero de hombres, nada. Menos que menos en el mundo de los directivos de clubs, que unen al estadio anal del público la aún más infantil (y fálica) creencia de que ostentan alguna forma de poder, de que su voluntad en algo puede alterar el curso de los acontecimientos.

Desmentido de clichés al margen, el parvulario y/o instituto del fútbol discurre entre el drama y la comedia en base a un juego de intensidades. Y se tuerce hacia lo trágico cuando los diferentes estamentos coinciden al enrocarse en el extremo más pueril del tablero; momento en que la falta de control, la violencia y, en definitiva, el absurdo, se adueñan del Camp Nou. Ejemplo de la característica primera sería la reiterada indisciplina de Ronaldinho, pero también ese Eto’o que a las buenas insulta al rival de toda la vida y a las malas se borra de un partido con poco que ganar pero mucho aún que perder. Respecto a la circunstancia segunda, véase la actitud masoquista y acomodaticia del aficionado azulgrana, mucho más interesado en insultar a los jugadores a su llegada al aeropuerto que a contemporizar o, de últimas, denunciar a un árbitro que fue responsable directo de la mitad de los cuatro goles encajados en el Bernabeu. Por último, representativo de la cuestión tercera es ese presidente que no sólo no admite los errores propios (giras asiáticas y europeas de pretemporada, permisividad para con las supuestas estrellas del equipo…) sino que, en flagrante ejercicio de esquizofrenia, pide un 0-5 para un partido donde el rival al completo celebra el título de liga y al que los números propios se presentan en cuadro y no precisamente sobrados de moral y juego. Lo que vendría a hacer un niñato, mismamente todo ello.



jueves, mayo 08, 2008

Porno sin sexo

"La época de los guiones dramáticos está llegando a su fin. En su lugar encontramos una premisa, de la que pueden colgarse distintos gags. Estos incidentes, en su día simples adornos de una verdadera historia, ahora son, casi exclusivamente, la razón de ser de una película. En el thriller, son las escenas de riesgo y las explosiones; en el cine de terror, los desmembramientos; en las películas de acción y guerra, los tiroteos y las demoliciones. El germen de la película que existe sólo por sus 'momentos culminantes' es el cine porno."

David Mamet en Bambi contra Godzilla (Alba, 2008).


Ni Hillary ni Obama: ¡Josh!

Photobucket


Josh Brolin y Elizabeth Banks son George Jr. y Laura Bush en W., el último film de Oliver Stone.


miércoles, mayo 07, 2008

Falling In Love Is Hard On The Knees (28)



This Is An Emergency, sí: Hay que escuchar a The Pigeon Detectives...


Famous Last (but one) Words (148)

"Un premio no es un salvavidas. Anna Politkóvskaya ganó los premios que me dan a mí y a ella la mataron." - Lydia Cacho, periodista mexicana que destapó una red de pederastia (con las debidas implicaciones políticas) en el libro Los demonios del Edén y que acaba de ser galardonada con el Casa América a la Libertad de Expresión.

lunes, mayo 05, 2008

"21" de Robert Luketic

Photobucket

Lo que le sobra: El manual bajo el que se confeccionó su guión, empeñado en mostrar siempre todas las cartas sin guardarse un triste as en la manga. Y unos diez minutos de metraje, claro.

Lo que le falta: Algo de mala uva.

Lo que tiene: A un correcto Jim Sturgess (el hermano no-tan-incestuoso de The Other Boleyn Girl) llevando la voz cantante. A unos muy contenidos (y por ello satisfactorios) Kevin Spacey y Laurence Fishburne como teloneros. Y un tratamiento del mundo universitario que, sin ser nada del otro jueves, presta un tono de humanidad muy John Hughes a los personajes.


Photobucket

"Dual Hawks" - Centro-Matic / South San Gabriel

La gorra de béisbol calzada sobre las orejas, Will Johnson desayuna un tazón de cereales con leche en la cocina de su granja. Lo hace de pie, la cadera apoyada en la encimera, la mirada extraviada al otro lado de la ventana. Allí, el fluir del arroyo que atraviesa la pendiente del viejo cementerio rodea algunas lápidas tal y como ha anegado otras, piedra erosionada que señala huesos viejos pero tiempo ha dejó de guardar la debida memoria de nombres y fechas. Will coloca el tazón vacío en la pica, se seca la boca con el dorso de la mano, se pone la camisa de franela que colgaba del respaldo de una de las sillas y sale al exterior. El sol anda aún bajo, la luz azulada en el encuentro con los hilillos de bruma que escupe la tierra. Como si anunciara el incendio que está al caer. Siguiendo las sinuosidades del camino, Will llega a la camioneta Ford. O a lo que queda de ella, una carcasa oxidada sin neumáticos que puedan conducirla ya a ninguna parte, los faros y todas sus lunas reventados por las pedradas que les lanzaron niños que hoy ya están trabajando para alimentar a sus propios niños lapidadores. Abajo, en la granja, la veleta gime metálicamente ante un súbito cambio en la dirección del viento. Will abre la puerta del copiloto, comprueba que la tapicería siga aguantando el empuje de los muelles, se sienta y extrae lápiz y libreta del bolsillo de la camisa. Señal para que el primero de los espectros que guardan cola al otro lado del vehículo proceda a sentarse junto a él, carraspee y se lance a revelar los secretos que se esconden bajo el polvo de los caminos de Texas.

Permite la anterior recreación, por cierto, explicar las prolíficas maneras lo mismo que sugerir las muy personales temáticas del amigo Johnson, firmante único de los veintitrés temas que aquí se reparten sus dos bandas de cabecera (amén de presentando discos en solitario, lo hemos encontrado también como parte de Undertow Orchestra). Aunque integradas ambas por idénticos miembros, aunque producidas sus respectivas aportaciones por un único Matt Pence, Centro-Matic y South San Gabriel pueden mostrarse tan diversos como las dos caras de un dólar de plata: afines a la americana con guiños pop los primeros, más dados a la languidez gótico-sureña los segundos. Idea de distorsión versus slide guitar que ya nadie podrá ignorar a uno u otro lado del charco atlántico (Johnson al Austin Sound: “[Con este disco] quiero que la gente comprenda las fuerzas de las que se nutre cada proyecto”). Menos aún si a los resultados nos atenemos: cual Wilco de bar de carretera, Centro-Matic bordan himnos eléctricos y sabiamente embrutecidos mientras, algo más allá, en un apartado para clientes faulknerianos, South San Gabriel esgrimen la acústica y desempolvan los violines de cara a susurrar los amores y los adioses, los ángeles y los demonios, los recuerdos y las derrotas que se esconden en no pocas encrucijadas del estado de la estrella solitaria.

(Esta reseña ha aparecido en el número de mayo de Go Mag)

domingo, mayo 04, 2008

15.006

Es el número de palabras que sumó anoche el proyecto en el que este ladrador crepuscular se encuentra inmerso, la novela negra anteriormente conocida como Solamente en Argentina y que a horas de ahora viste el título provisional de Las tres balas de Boris Kuzmin (quizá, Las tres balas de Boris Bardin). Puesto que la previsión final se sitúa en torno a las 30.000 palabras, podríamos añadir que, tres meses y pico (poco) más tarde, la cosa anda por su ecuador. Seguiremos informando...


sábado, mayo 03, 2008

Famous Last (but one) Words (147)

"De esta legislatura yo salgo no ya quemado, sino achicharrado." - Declaraciones de Eduardo Zaplana, según El País del viernes 2 de mayo, al grupo de diputados que le solicitó que encabezara la alternativa a Mariano Rajoy en el próximo congreso del PP (a los pocos días, el ex portavoz abandonó la política para lamerse las quemaduras al fresco de Telefónica por un sueldo de un millón de euros al año).


viernes, mayo 02, 2008

Cuídame de mis amigos...


¡Por favor, un psicoanálisis urgente para Estados Unidos! País donde las mentiras de la candidata Clinton sobre francotiradores bosnios salen más baratas que las verdades del pastor del candidato Obama sobre terrorismos mundiales...