miércoles, abril 29, 2009

Looking forward to


The Sounds en Barcelona

La cita era en Madrid, para ejercer de teloneros de Fall Out Boy. Pero, llevados por el buen recuerdo de su anterior visita barcelonesa, los sonidos suecos hicieron una escapada a la Ciudad Condal a fin de sellar el pacto y reivindicarse cual excelentes cabezas de cartel en recintos de la capacidad de, pongamos, la sala 2 de Razz. Ha dicho su líder, la muy rubia y sensualmente agresiva Maja Ivarsson, que aspira a algo así como el trono de las presencias femeninas en el universo rock. Voz no le falta, temas jugosos le sobran y sus escuderos instrumentales se conducen de forma entusiasta y juguetona. Mezcla de la que brotan unos ochenta minutos la mar de entretenidos ante, para el caso, un público bastante más juvenil de lo que el abajo firmante anticipaba. Sentado lo cual, y aún alabando las composiciones de su inminente tercer álbum, cabe dudar que The Sounds logren abandonar la División de Plata. Tampoco les conviene: esta es su liga y la bordan.

(Esta reseña ha aparecido en el número de abril de Go Mag)

martes, abril 28, 2009

Y orgullosa forma de promoción corporativa...

Cien números como cien soles, oigan... No es que este ladrador crepuscular estuviera al pie del cañón desde el primer día, pero allí me dieron una caseta y me rascaron detrás de las orejas y me ofrecieron un montón de CDs y encontré grandes amigos y... Bueno, que motivos de congratulación no faltan.

Simpática forma de promoción personalizada...

...la de la editorial cibernética de autopublicación Bubok (por si alguien se lo pregunta, el libro, recibido en Qué Leer la semana pasada, tiene 250 páginas en blanco, pero la biografía del autor es de lo más correcta).

domingo, abril 26, 2009

Falling In Love Is Hard On The Knees (39)


The Airborne ha realizado tantos clips acústicos como temas tiene su primer álbum, Toxic Event. Junto al que preside estas líneas, su ladrador crepuscular recomienda éste, con una barcaza por escenario.

viernes, abril 24, 2009

Las más influyentes, no las mejores

En su quince aniversario, el canal Turner Classic Movies ha escogido las quince películas más influyentes de la historia del cine. Que vendrían a ser, por orden cronológico, éstas:

1) The Birth of a Nation (1915)
2) El acorazado Potemkin (1925)
3) Metropolis (1927)
4) 42nd Street (1929)
5) It Happened One Night (1934)
6) Snow White and the Seven Dwarfs (1937)
7) Gone With the Wind (1939)
8) Stagecoach (1939)
9) Citizen Kane (1941)
10) Ladri di biciclette (1947)
11) Rashomon (1950)
12) The Searchers (1956)
13) À Bout de souffle (1960)
14) Psycho (1960)
15) Star Wars (1977)

jueves, abril 23, 2009

"Ashes of American Flags" de Wilco

La más grande banda de americana nos había dado ya una buena alegría en formato DVD: aquel I Am Trying to Break Your Heart que, en cuanto testimonio del proceloso proceso de grabación y edición de su Yankee Hotel Foxtrot, pasa por ser uno de los grandes documentos musicales de esta década. Era de esperar, por tanto, que este Ashes of American Flags palideciera en comparación con tan magno precedente. Pero he aquí que los objetivos son otros para que el resultado acabe rozando alturas similares. Pese a partir de la consabida estructura en alternancia de canciones, planos de carretera y declaraciones, el film se eleva gracias a la calidez de sus imágenes de alta definición, el tono de la gira que le da pie (pintorescos locales de aforo medio con mucha historia a sus espaldas) y, claro está, la excepcionalidad interpretativa marca de la casa. Por cierto, atención fans de Tweedy, de sus rabietas y migrañas, a la secuencia que el cantante comparte con su progenitor. Impagable.

(Esta reseña ha aparecido en el número de abril de Go Mag)

miércoles, abril 22, 2009

"What I Believe" de J.G. Ballard

"I believe in the power of the imagination to remake the world, to release the truth within us, to hold back the night, to transcend death, to charm motorways, to ingratiate ourselves with birds, to enlist the confidences of madmen.

I believe in my own obsessions, in the beauty of the car crash, in the peace of the submerged forest, in the excitements of the deserted holiday beach, in the elegance of automobile graveyards, in the mystery of multi-storey car parks, in the poetry of abandoned hotels.

I believe in the forgotten runways of Wake Island, pointing towards the Pacifics of our imaginations.

I believe in the mysterious beauty of Margaret Thatcher, in the arch of her nostrils and the sheen on her lower lip; in the melancholy of wounded Argentine conscripts; in the haunted smiles of filling station personnel; in my dream of Margaret Thatcher caressed by that young Argentine soldier in a forgotten motel watched by a tubercular filling station attendant.

I believe in the beauty of all women, in the treachery of their imaginations, so close to my heart; in the junction of their disenchanted bodies with the enchanted chromium rails of supermarket counters; in their warm tolerance of my perversions.

I believe in the death of tomorrow, in the exhaustion of time, in our search for a new time within the smiles of auto-route waitresses and the tired eyes of air-traffic controllers at out-of-season airports.

I believe in the genital organs of great men and women, in the body postures of Ronald Reagan, Margaret Thatcher and Princess Di, in the sweet odors emanating from their lips as they regard the cameras of the entire world.

I believe in madness, in the truth of the inexplicable, in the common sense of stones, in the lunacy of flowers, in the disease stored up for the human race by the Apollo astronauts.

I believe in nothing.

I believe in Max Ernst, Delvaux, Dali, Titian, Goya, Leonardo, Vermeer, Chirico, Magritte, Redon, Duerer, Tanguy, the Facteur Cheval, the Watts Towers, Boecklin, Francis Bacon, and all the invisible artists within the psychiatric institutions of the planet.

I believe in the impossibility of existence, in the humour of mountains, in the absurdity of electromagnetism, in the farce of geometry, in the cruelty of arithmetic, in the murderous intent of logic.

I believe in adolescent women, in their corruption by their own leg stances, in the purity of their disheveled bodies, in the traces of their pudenda left in the bathrooms of shabby motels.

I believe in flight, in the beauty of the wing, and in the beauty of everything that has ever flown, in the stone thrown by a small child that carries with it the wisdom of statesmen and midwives.

I believe in the gentleness of the surgeon’s knife, in the limitless geometry of the cinema screen, in the hidden universe within supermarkets, in the loneliness of the sun, in the garrulousness of planets, in the repetitiveness or ourselves, in the inexistence of the universe and the boredom of the atom.

I believe in the light cast by video-recorders in department store windows, in the messianic insights of the radiator grilles of showroom automobiles, in the elegance of the oil stains on the engine nacelles of 747s parked on airport tarmacs.

I believe in the non-existence of the past, in the death of the future, and the infinite possibilities of the present.

I believe in the derangement of the senses: in Rimbaud, William Burroughs, Huysmans, Genet, Celine, Swift, Defoe, Carroll, Coleridge, Kafka.

I believe in the designers of the Pyramids, the Empire State Building, the Berlin Fuehrerbunker, the Wake Island runways.

I believe in the body odors of Princess Di.

I believe in the next five minutes.

I believe in the history of my feet.

I believe in migraines, the boredom of afternoons, the fear of calendars, the treachery of clocks.

I believe in anxiety, psychosis and despair.

I believe in the perversions, in the infatuations with trees, princesses, prime ministers, derelict filling stations (more beautiful than the Taj Mahal), clouds and birds.

I believe in the death of the emotions and the triumph of the imagination.

I believe in Tokyo, Benidorm, La Grande Motte, Wake Island, Eniwetok, Dealey Plaza.

I believe in alcoholism, venereal disease, fever and exhaustion.

I believe in pain.

I believe in despair.

I believe in all children.

I believe in maps, diagrams, codes, chess-games, puzzles, airline timetables, airport indicator signs.

I believe all excuses.

I believe all reasons.

I believe all hallucinations.

I believe all anger.

I believe all mythologies, memories, lies, fantasies, evasions.

I believe in the mystery and melancholy of a hand, in the kindness of trees, in the wisdom of light."

Paralelismos


martes, abril 21, 2009

Perro negro sobre Casa Blanca


Top 5 de...

... ¿alguien lo adivina? (no lo puedo escribir muy alto: éste es un blog familiar)

PD: Como pista, añadiremos que habría menciones especiales para los Depardieu y DeNiro de Novecento, para el Bruce Willis de The Color of Night, para el Viggo Mortensen de Eastern Promises, para el Ewan McGregor de Young Adam y The Pillow Book; para todos aquellos, en definitiva, que alguna vez...

lunes, abril 20, 2009

Famous Last (but one) Words (176)

"Para los ingleses, el fútbol es un deporte con unas reglas que hay que respetar; para los españoles, un espectáculo, y para los italianos, una reivindicación social en la que hay que ganar como sea." - Arrigo Sacchi en declaraciones recogidas por El País del 17/04/09.

Lesseps


domingo, abril 19, 2009

DEP


Photobucket

James Graham Ballard (1930-2009).

(En el pasado ladramos sobre su obra aquí, aquí, aquí y también aquí.)

Lynch dirige a Moby



Shot In The Back Of The Head
from Moby on Vimeo.


Nada del otro jueves en lo visual (ni en lo musical, si a eso vamos), pero todo lo que sume a la hora de escarbar en el universo de David Lynch es bienvenido. Y que me aspen si esa cabeza voladora y el brazo cercenado del final no tienen algún parentesco con, por ejemplo, la oreja de Blue Velvet...

miércoles, abril 15, 2009

Los Angeles vs Nueva York

Esto es, LAPD vs. NYPD. Esto es, NBC vs. ABC. Esto es, Southland vs. The Unusuals, las dos nuevas series policíacas estrenadas la semana pasada en Estados Unidos. De momento, vence la primera por una cabeza: su tono verité (cortesía de John "ER" Wells) funciona mejor que la irregular mezcla de drama y comedia de la segunda (dirigida en su episodio piloto por Stephen "me di a conocer en Elm Street" Hopkins).

Regreso a Stamford Bridge

Tras febrero de 2005 (4-5 en el global tras el 4-2 encajado en el partido de vuelta), tras febrero de 2006 (el partido de ida lo anticipamos así y lo vivimos luego así para un 3-2 global camino de la segunda Copa de Europa), tras octubre de ese mismo año (2-3 global, si bien sucedió en tiempos de liguilla y ambos equipos acabaron clasificándose para octavos), el Barça regresará a un Stamford Bridge que ayer vivió una gloriosa noche de fútbol. La sensación es que habrá goles y, por tanto, puede suceder cualquier cosa. La sensación es que el intercambio de golpes deparará el mejor emparejamiento posible hoy día en unas semifinales de la Champions. La sensación es de respeto pero también de ansiedad por medirse a la escuadra que no fue campeona el pasado mayo por un simple resbalón.

martes, abril 14, 2009

"Lat den rätte komma in" de Tomas Alfredson


Photobucket
Para ulular lastimeramente:
Que su inminente remake norteamericano pueda llegar a eclipsarla de algún modo (difícilmente en el artístico). Por lo demás, nada de nada.

Para aullar efusivamente:
Es emotiva pero no sensiblera.
Aúna la afectación propia del género vampírico con una espectacular humanidad. Sabe ser ambigua y a la vez no renuncia a pegarte un puñetazo en los morros de vez en cuando -si bien se ha rebajado bastante el volumen de hemoglobina contenido en la novela de John Ajvide Lidqvist que le da pie. Ofrece una visión de la infancia en absoluto idealizada, de una sinceridad desarmante. Sus interpretaciones. Su fotografía. Su contenida realización (atención a la secuencia de la piscina). El modo en que crece en la memoria del espectador durante las semanas que siguen a su visionado: es el perfecto cuento de hadas contemporáneo, tan maravilloso como oscuro, tan fascinante como perturbador.

El consejo crepuscular:
Olvide todo lo que ha leído hasta aquí. Vaya a verla sin expectativas, por pasar un buen rato. Déjese seducir primero, morder después. Mi intuición crepuscular dice que saldrá del cine convertido en uno de los nuestros...

Photobucket

lunes, abril 13, 2009

Sesión triple de Viernes Santo

Esto es, psicópatas noruegos la mar de correctos, fantasmas británicos con mucho estilo pero más bien poco que decir y zombis norteamericanos tan exaltados como entretenidos.

sábado, abril 11, 2009

Danny North



Cual Philippe Halsman redivivo, el fotógrafo de NME es un excelente retratista de los saltos de las estrellas del pop-rock. Su carrera puede ser seguida (y sus imágenes descargadas a una resolución la mar de razonable) aquí.

jueves, abril 09, 2009

Una noche para la historia


"Al igual que Mohammad Alí, el Barça voló como una mariposa y picó como una abeja. Una obra de arte." (Ramón Besa, El País, 09/04/09)

"Dragon Wars" de Hyung-rae Shim


El simpático reptil que antecede a estas líneas es el protagonista principal de Dragon Wars: D-War, producción surcoreana de 2007 que viene a responder a aquella vieja cuestión sobre dónde van los efectos digitales cuando mueren. Realizado a partir de retazos de software de (ahí vamos) Star Wars -la segunda trilogía-, The Mummy, Tigre & Dragón, The Lord of the Rings, Parque Jurásico, Anaconda, King Kong y seis o siete superproducciones más, este entrañable despropósito está pésimamente interpretado y aún peor guionizado, pero cuenta con una media hora (la de la destrucción de Los Ángeles a cargo de la serpiente y sus amigotes) que llevará al amante del pastiche (y del cine de catástrofes) a hacer la ola entusiasmado. Noventa minutos magníficamente malgastados, oigan.

miércoles, abril 08, 2009

Se acerca...


Para más información, en aras de no ponerme más pesado que los líderes europeos buscando la foto con Obama, les ruego se remitan a la entrada que este ladrador crepuscular ha firmado hoy en el blog de Qué Leer.

"Indignación" de Philip Roth

¿Qué pinta el bueno de Marcus Messner, hijo de un carnicero kosher de Newark, en ese avispero wasp que es el Winesburg College, en pleno corazón de Ohio? La respuesta, amigos míos –que diría el bardo de Duluth-, se encuentra en las páginas de Indignación. Esto es, la novela número veinticinco de Philip Roth. Esto es –bis-, su tercera obra maestra en los últimos tres años, tras Elegía y Sale el espectro; a tiro de piedra, incluso, de la aún más ambiciosa (pero menos novelesca, una pica de las que justifican el Flandes del Nobel pero difícilmente conquistan lectores) La conjura contra América. Les avanzamos algo más de la trama: Marcus, estudiante excelente e hijo modelo, está enfadado. Con su padre, que ha elegido la década de la paranoia para comenzar a volverse loco, al punto de forzarle a poner la mitad de Estados Unidos entre él y su sobreprotectora figura. Con la universidad que lo obliga a asistir a misa una vez por semana y que insiste en inmiscuirse en su vida privada. Con el país que amenaza con mandarlo a Corea para ser pasto de las bayonetas comunistas en caso del más ligero traspié académico. Y con la bella Olivia, que no ha tenido mejor idea que cerrar su primera cita con una felación igualmente inaugural.

Los mimbres, desde luego, no sorprenderán a nadie. La historia más o menos reciente de las barras y estrellas. El antisemitismo de la América protestante. La estulticia que aflora en los ambientes académicos. La capacidad destructora del sexo… Pero Roth los agita en el interior de su chistera y nos arranca un aplauso entusiasta al extraer el enésimo conejo blanco sin que llegue a vérsele el truco. Sabemos que lo va a hacer, lo hace y nos vuelve a dejar con la boca abierta. ¿Por qué? Pues por la pirueta narrativa a lo Johnny cogió su fusil, para comenzar. Por su nada subrayado pero implacable tono metafórico (la dicotomía de la carne -sexo y muerte- se da la mano al cumplirse el primer cuarto de la obra en una página sencillamente magistral). Y por un argumento cuyo total excede ampliamente la suma de sus partes; que se eleva muy por encima de las grises calles de New Jersey, de los brillantes campos de cereales del Medio Oeste, de los reprimidos años 1950, y nos lleva a reflexionar una vez más sobre circunstancias notablemente más cercanas. Así es Roth: hasta las novelas de corte conceptual (el título se nos antoja del todo significativo) le salen como puñetazos de vida.

PD: En las antípodas de estas palabras, aparecidas en el número de abril de Go Mag, puede consultarse la sangrante crítica de Juan Manuel de Prada para el ABCD aquí.

EDIT: Excelente pieza sobre Roth la que firma Robert McCrum en The Observer, traducida por Clarín aquí.

lunes, abril 06, 2009

"Los abrazos rotos" de Pedro Almodóvar


Photobucket
Para ulular lastimeramente:
Sus quince minutos iniciales y finales: los primeros porque no acaban de funcionar a la hora de crear la expectativa; los segundos, por excesivamente explicativos y, en consecuencia, aburridos (problemas ambos, pues, achacables al guión). Que cueste tanto creerse el lado maligno del personaje de José Luis Gómez. Y Lluís Homar cuando le toca poner voz en off.

Para aullar efusivamente:
Su cuerpo central es un melodrama como la copa de un pino, que levantaría de su asiento al mismísimo Douglas Sirk -hablando de lo cual, su legión de homenajes, tanto los autorreferenciales como los que no lo son-. Su maravillosa puesta en escena y no menos destacables fotografía y diseño de producción (atención a toda la secuencia de las escaleras). Penélope Cruz, de nuevo espléndida (y van: Volver, Vicky Cristina Barcelona...). Blanca Portillo, pese a que su personaje es el más lastrado por los ya mencionados problemas de guión. Lluís Homar cuando no le toca poner voz en off. José Luis Gómez mientras ejerce de millonario pepero pero de buen corazón. Los apartados de comedia (por los pelos el guión vampírico, pero Carmen Machi prácticamente se come la película en sus cinco minutos finales). Y la nada sencilla banda sonora de Alberto Iglesias.

El consejo crepuscular:
Manías personales o nacionales al margen, Pedro Almodóvar es un grande. ¿Quieren la prueba? Sus obras medianas -o incluso las menores- ofrecen más que el ochenta por ciento de los títulos con que comparten cartelera puestos uno encima del otro. ¿Más? Boyero se la cargó, sí, pero el eje que marcaba el aprobado en su crítica era la obra previa del propio Almodóvar (y cuesta hacer dos Volver seguidos). Véala, por tanto, y juzgue por sí mismo: la sensación de este ladrador es que difícilmente se le romperá el abrazo que lo une al cine del manchego.

Photobucket

viernes, abril 03, 2009

"Los vivos y los muertos" de Edmundo Paz Soldán

Banalizada hasta la saciedad por la comedia cinematográfica juvenil, la cultura norteamericana de instituto lleva años luchando por que le reconozcan la entidad dramática que en verdad le corresponde. No hace falta remitirse a Las vírgenes suicidas: ya Baz Luhrmann sentó que, caso de verse ambientados en tiempos contemporáneos al nuestro, Julieta sería una empollona y Romeo, un solitario emo enfrentado tanto a deportistas como a pandilleros. Sobre mimbres semejantes (un caso real ocurrido en la ciudad de Dryden, Nueva York, donde en el plazo de cuatro años fallecieron violentamente tres miembros del mismo equipo de fútbol, otras tres de sus animadoras y un par de compañeros de escuela) teje Edmundo Paz Soldán esta novela, una sólida obra a vueltas con la vida y la muerte bajo un cielo perpetuamente encapotado que, por desgracia, flaquea en una de sus premisas precisamente originales. Basándose en el artículo The Cheerleaders de Jean Carroll, el boliviano opta en su acercamiento por dar voz a todos y cada uno de los protagonistas de esta tragedia coral. Pero su propia narración le puede y, así, sucede que un niño de corta edad reflexiona a ratos cual adulto curtido mientras una animadora de no muchas más luces elabora poéticas descripciones sobre esa nieve joyciana que tarde o temprano cubrirá la tumba del más pintado. Trampas de la primera persona que no acaban de desmerecer la obra pero que sí le otorgan un tono de orquestación teatral, de paso en falso respecto a las notables fuerzas telúricas que chocan y estallan bajo su superficie.

(Esta reseña apareció en el número de marzo de Qué Leer.)

jueves, abril 02, 2009

miércoles, abril 01, 2009

DEP

Photobucket

Raúl Alfonsín (1927-2009) - No fue el suyo un trabajo sencillo. Es posible que tampoco lo hiciera del todo mal. Lo que vino después logró incluso que pareciera mejor.

"The Wrestler" de Darren Aronofsky


Photobucket
Para ulular lastimeramente:
Tiene algo de mala pelea de wrestling: resulta llana y previsible; se asienta, de paso, en una serie de historias excesivamente tópicas.

Para aullar efusivamente:
Tiene otro algo de buena pelea de wrestling: a la que te descuidas y no piensas mucho en ella, te dejas llevar y sufres y ruges y acabas con un síndrome de Estocolmo del tamaño de los pectorales de Mickey Rourke. Por bien contada y correctamente interpretada, es un demoledor canto a la decadencia: sus localizaciones, su fotografía, secuencias como la de la convención de viejas (y tullidas) estrellas de la lucha... Atención a la sutil realización de Aronofsky, con perlas como el uso que hace del sonido cuando el personaje principal va camino de su primera jornada de trabajo en la carnicería. Y su fundido a negro final encadenado con la canción de Springsteen, claro.

El consejo crepuscular:
Olvídese de que si Mickey Rourke esto o Mickey Rourke lo otro: dense permiso para disfrutar del drama que se cuece de pantalla hacia dentro; esto es, un crudo retrato de ciertos patéticos aspectos de la naturaleza humana.

Photobucket