jueves, junio 30, 2011

Remakes make Hollywood Go Round (4)


Lo que fue: El primer gran papel protagonista de Kevin Bacon lo emparejó con una Lori Singer recién salida de Fama y lo enfrentó a todo un John Lithgow (por detrás, Chris Penn, Sarah Jessica Parker y Dianne Wiest). Elenco la mar de apañadito para que Herbert Ross facturara un film de rebeldía juvenil y reivindicación rockera, supuestamente basado en hechos reales, que tuvo sus quince minutos de éxito y disfrutó, gracias a una entusiasta banda sonora, de una adaptación en forma de musical de Broadway a finales de los 1990.

Lo que será: Dado el nulo carisma de su protagonista (Kenny Wormald), visto el escueto vestuario que luce su tampoco muy atractiva partenaire (Julianne Hough), pinta que la cosa quedará en exhibición de danzas más o menos calientes, siempre tirando a evidentes, para la generación Glee y amantes de programas tipo Dancing With the Stars; también, en un nuevo espasmo dentro de ese doble baile de San Vito en que se han convertido las carreras de Dennis Quaid y Andie McDowell (por lo menos, el Volkswagen escarabajo repite).

jueves, junio 23, 2011

My Own Private Top-5 Wes Craven Films

5) Shocker (1989) - Por simpática, porque la vi en el difunto cine Savoy de Barcelona, por su memorable uso del No More Mr. Nice Guy de Alice Cooper.
4) The Hills Have Eyes (1977) - Por descubrirnos la divergente y perturbadora mirada de Michael Berryman (dos años después de Someone Flew Over the Cuckoo's Nest, cierto es).
3) Scream (1996) - Pese a David Arquette y Courteney Cox, por representar la cumbre del slasher adolescente gracias a su hábil discurso metafílmico (cortesía, todo sea dicho, de Kevin Williamson).
2) The Last House on the Left (1972) - Por su mala, malísima, pésima leche. Por su carácter referencial en el subgénero de las revenge movies con su punto de (s)explotation.
1) A Nightmare on Elm Street (1984) - Porque en su momento dio miedo. Por darnos a ese icono del cine de terror ochentero que fue Freddy Krueger. Por representar el anecdótico (y bastante cortante) debut de Johnny Depp. Por planos legendarios como el que se muestra unos píxels por debajo de estas líneas.


miércoles, junio 22, 2011

lunes, junio 13, 2011

Remakes make Hollywood Go Round (3)


Lo que fue: Una pequeña, razonablemente simpática y del todo intrascendente comedia fantástica juvenil que se benefició muy mucho de coincidir en actor principal, período de producción y año de estreno con el Back to the Future de Robert Zemeckis. Por más que diera pie (peludo, entendemos) a una serie televisiva de animación y a una secuela (con Jason Bateman como protagonista), en justicia la recordamos únicamente por el bueno de Michael J. Fox (otras labores de Rod Daniel como realizador, ¿alguien?).

Lo que está siendo: En su metamorfosis a serie catódica, el hombre-lobo adolescente ha dejado el baloncesto en beneficio del... ¿lacrosse? Cosas de la MTV, además, el humor queda limitado a las caras y gracietas del amigo del protagonista (Dylan O'Brien) mientras el conjunto adopta un tono más "crepuscular", marcado por un cierto angst juvenil, la exhibición constante de los pectorales del sosito Tyler Posey y algún que otro detalle gore.

jueves, junio 09, 2011

My Own Private Top-10 1950s Hits

10 bis) Bye Bye Love de The Everly Brothers
10) Rock Around the Clock de Bill Haley and His Comets
9) La Bamba de Ritchie Valens
8) Be-Bop-A-Lula de Gene Vincent
7) Good Golly Miss Molly de Little Richard
6) Blue Suede Shoes de Carl Perkins
5) Folsom Prison Blues de Johnny Cash and the Tennessee Two
4) Johnny Be Goode de Chuck Berry
3) Hound Dog de Elvis Presley
2) That'll Be the Day de Buddy Holly and the Crickets
1) Summertime Blues de Eddie Cochran


miércoles, junio 08, 2011

Yo titulo, tú titulas, él también titula...


Una vez por semana, el cómico norteamericano Dan Wilbur altera la portada de un libro para ofrecerle un título más redondo y explicativo que el que originalmente lució. Ninguno de los cuatro ejemplos que presiden esta entrada, por cierto, aparece en el top-10 de los lectores de su justiciero y literario blog Better Book Titles (aquí, la lista de favoritos).

Puesto que la caridad bien entendida empieza por uno mismo, este ladrador no puede más que preguntarse qué otros lemas podrían haber lucido sus dos obras adultas, Sorbed mi sexo. Un trayecto a las vidas de Paul Boissel y Las tres balas de Boris Bardin. Y, no satisfecho con el escaso éxito del anterior concurso que propuso, emplaza a sus lectores crepusculares a que le sugieran posibles variantes. Una vez más, el autor del lema más acertado, divertido y espumeante se llevará una copia dedicada de cualquiera de los dos libros, aquél que al ganador más rabia le dé (eso sí, con su título original).

martes, junio 07, 2011

"Formas de volver a casa" de Alejandro Zambra

Niños que se extravían por voluntad propia y parejas que, por mucho que se esfuercen en coincidir, inevitablemente se acaban desencontrando. Sucede a partir de 1985: el infantil protagonista y Claudia se conocen pasando la noche al raso, tras el terremoto, e inician una amistad en la que ella le solicitará que espíe a uno de sus vecinos, un tipo solitario que a menudo recibe a individuos sospechosos. Años más tarde se redescubren como adultos, cuando las preguntas son otras porque a las viejas respuestas les sobra aire, el puzle ha crecido y ni las caricias logran llenarlo. Hasta ahí, partes uno y tres, la novela en sentido estricto. Entre ambos escenarios temporales, no obstante, una segunda esfera, las partes dos y cuatro, supuestamente más cercanas al diario: la separación del escritor y su esposa, la lucha por volver a acercarse evitando viejos errores, la labor literaria que a las duras y a las maduras da sentido a la existencia del primero. Tirando de hemeroteca, cayendo en la autorreferencia, al reseñar desde estas mismas páginas La vida privada de los árboles sugeríamos ya la necesidad de que Zambra diera un paso adelante. Formas de volver a casa repite en las cualidades de vuelo bajo y hondo intimismo, pero avanza en lo solicitado gracias a la resonancia, a las nuevas lecturas que surgen tras superponer sus mitades: aquí la reflexión moral sobre el papel de los padres en el Chile de Pinochet; allí, la elaboración metaliteraria sobre el proceso creativo.

(Esta reseña ha aparecido en el número de junio de Go Mag.)

Parecido razonable


Alan Rickman como Severus Snape vs. Trent Reznor circa 1994 (la similitud tiene sus años, es posible que ya haya sido constatada por otros antes, quizá incluso por este mismo ladrador crepuscular, pero cada nuevo estreno de la serie de Harry Potter me la trae a la cabeza -y, tal y como entra, sale convertida en entrada de blog).

sábado, junio 04, 2011

jueves, junio 02, 2011

Not necessarily looking forward to...


Siguiendo los pasos (más bien dentelladas) de la tremenda Piranha 3D, en breve nos llegará esta propuesta de escualos también tridimensionales y actrices con la elocuencia en el bikini. Y pinta mal, sin duda, pero su primer póster promocional se nos antoja una interesante revisión del clásico cartel con que se ilustró el Tiburón de Spielberg (le faltaría, quizá, un eslógan del tipo "bajo el agua nadie puede oír tus gritos...").