miércoles, junio 27, 2012

"El congreso de literatura" de César Aira (Mondadori)

Lo que cuenta: Un escritor que ejerce además de científico loco acude a un congreso literario en Venezuela para hacerse, avispa amaestrada mediante, con el ADN de Carlos Fuentes. Su objetivo: clonar al autor de Gringo viejo y, como dictan los cánones, dominar el mundo al mando del ejército resultante. Pero el amor y el azar se acabarán confabulando contra tan megalómano plan. 

Razones para el regocijo: Viste la nacionalidad de Leo Messi y el gesto turbio de David Lynch. Y, lo mismo que ambos, aparece César Aira como un creador original e imprevisible, capaz de conducir argumentos y géneros hacia los desvíos más insospechados sin que la unidad interna de la obra se vea sacrificada en las piras ceremoniales del delirio. Uno lee, por ejemplo, las primeras cinco líneas de esta reseña y se sitúa en un escenario de ciencia ficción de serie B con aderezos irónicamente metaliterarios… para verse desmentido con un primer capítulo donde el escenario caribeño ampara una deliciosa fuga hacia las novelas de aventuras decimonónicas con piratas de por medio. 

El ya tradicional pero: El genio debe pagar ciertos peajes; los de la irregularidad y el capricho, sin ir más lejos. Mientras algunos soliloquios aturden y expulsan de la novela, su precipitada conclusión invita a pensar que Aira se cansó súbitamente de esta redacción y decidió rematarla con tres puntadas y cinco páginas. Y el paisaje resultante pasa a generar desazón por los motivos equivocados.


Photobucket

sábado, junio 23, 2012

Supericonos (3): Clasificado X


(Esta serie ha sido cortesía de la empresa polaca de diseño re:design, cuya página web vendría a caer más o menos aquí.)

jueves, junio 21, 2012

Perdición, eres nombre de mujer

La web Pajiba ha escogido a las diez grandes femmes fatales del séptimo arte, lista que integran lánguida y peligrosamente:

10) Ellen Brent Harland (Gene Tierney) en Leave Her to Heaven (John M. Stahl, 1945)
9) Brigid O'Shaugnessy (Mary Astor) en The Maltese Falcon (John Huston, 1941)
8) Lynn Bracken (Kim Basinger) en L.A. Confidential (Curtis Hanson, 1997)
7) Mrs. Paradine (Alida Valli) en The Paradine Case (Alfred Hitchcock, 1947)
6) Catherine Trammell (Sharon Stone) en Basic Instinct (Paul Verhoeven, 1992)
5) Gilda (Rita Hayworth) en Gilda (Charles Vidor, 1946)
4) Matty Walker (Kathleen Turner) en Body Heat (Lawrence Kasdan, 1981)
3) Cora (Lana Turner) en The Postman Always Rings Twice (Tay Garnett, 1946)
2) Bridget Gregory (Linda Fiorentino) en The Last Seduction (John Dahl, 1994)
1) Phyllis Dietrichson (Barbara Stanwyck) en Double Indemnity (Billy Wilder, 1944)
 

lunes, junio 18, 2012

"Algún día este dolor te será útil" de Peter Cameron



(Esta reseña ha aparecido en el número de junio de Qué Leer - Fe de erratas, por cierto: no se trata del primer libro de Cameron editado en España.)

miércoles, junio 13, 2012

My Own Private Top-Ten Pixar Movies

10) A Bug's Life de John Lasseter & Andrew Stanton (1998)
9) Toy Story 2 de John Lasseter, Lee Unkrich & Ash Brannon (1999)
8) The Incredibles de Brad Bird (2004)
7) Toy Story 3 de Lee Unkrich (2010)
6) Ratatouille de Brad Bird & Jan Pinkava (2007)
5) Finding Nemo de Andrew Stanton & Lee Unkrich (2003)
4) Toy Story de John Lasseter (1995)
3) Up de Pete Docter & Bob Peterson (2009)
2) Wall-E de Andrew Stanton (2008)
1) Monsters, Inc. de Pete Docter, Lee Unkrich & David Silverman (2001)


lunes, junio 11, 2012

"Dark Shadows" de Tim Burton

Photobucket


Para ulular lastimeramente:

Sobre el minuto quince de película, tras un poco inspirado prólogo (del que salimos, si acaso, mascando un parecido razonable con los muelles de Sweeney Todd y el vestido de La novia cadáver), Tim Burton nos ofrece un muy sencillo y efectivo gag (Barnabas Collins colgado boca abajo del capitel de un lecho mientras la anciana sirvienta hace la cama), destello que se anula a sí mismo cuando pasa a repetirse hasta en dos ocasiones durante los treinta segundos siguientes. Es sólo un ejemplo de la falta de ideas y la desidia realizadora que preside esta cinta, para nada ayudada por un guión que parece compuesto de retales dispersos, carente de ritmo e incluso de sentido cronológico, que no presta el menor cuerpo a los personajes y culmina con un rotundo gatillazo. La vulgaridad a la que somete las buenas intenciones de Michelle Pfeiffer es la guinda pasada de un pastel que sabe a argamasa.        


Para aullar efusivamente:
Johnny Depp a partir del minuto cinco, cuando su personaje se convierte en el extraterrestre que el actor tiene toda la pinta de ser en la vida real. Aunque no presente el menor sentido interno, su cópula violenta y voladora con Eva Green. El gag de McDonald's. Y algunos detallitos de dirección artística. 


El juicio crepuscular:
Cual vampiro regresado de una siesta de doscientos años, le sobran legañas y le falta sangre a esta película alimenticia y deslavazada, cuyos mordiscos seducen a ratos pero en ningún momento conllevan el menor peligro. Un título menor en la carrera de Burton del que Depp sale bien parado por hacer en él lo que mejor se le da: ir a su señora bola.      

Photobucket

sábado, junio 09, 2012

martes, junio 05, 2012

Veinticuatro horas (griegas), una imagen


Chris Kotsiopoulos tomó cientos de fotografías para crear este collage. Visitar su página web sobre el cielo griego cuesta bastante menos.

sábado, junio 02, 2012