viernes, diciembre 31, 2010

miércoles, diciembre 29, 2010

El asombroso mundo del cameo (15)


En el octavo capítulo de la (a ratos sensacional, a ratos simplemente entretenida) primera temporada de Modern Family, Ed Norton interpreta a Izzy Lafontaine, antiguo miembro de Spandau Ballet al que Claire contrata para dar vidilla (toda la que pueda brotar de un concierto a bajo y voz) a su aniversario de pareja.

La secuela que no escribí


En septiembre apareció el segundo gran tour de force de Vicente Luis Mora este año (tras la novela Alba Cromm, en Seix Barral): un número 322 de Quimera que, bajo el lema "Literatura y falsificación", él mismo se encargó de falsificar en su literaria totalidad, incluyendo estas dos deliciosas páginas a vueltas con una posible secuela de mi primera novela adulta publicada, Sorbed mi sexo. Un viaje a las vidas de Paul Boissel (Caballo de Troya, 2005).

sábado, diciembre 25, 2010

miércoles, diciembre 22, 2010

Por qué el mundo es como es...

No quiero decir que haya una cadena de órdenes desde Hillary Clinton hasta llegar a un periodista que trabaja en The Guardian, eso es ridículo, las cosas no funcionan así en el mundo real, que es mucho más interesante y sutil. El gran poder crea un ambiente en el que los individuos, prácticamente, chupan de lo que perciben que quiere el poder. En cada organización o grupo puede haber instrucciones directas, pero cada individuo y grupo actúa del modo que percibe que maximiza sus propios intereses. Carreras ambiciosas, fama, mantener y crear alianzas, hacer favores, favores a amigos, parientes, o miembros de un mismo partido... hacer las cosas por el miedo, sin que te las hayan pedido... todas esas cosas crean un ambiente.
Julian Assange a El País

Simpático regalo navideño...

Photobucket

* * *

Photobucket

Dos gifs tomados de The American y realizados por su ladrador crepuscular de cabecera...

jueves, diciembre 16, 2010

DEP


Blake Edwards (1922-2010) - Realizador a una carcajada pegado, no exento de melancolía y lirismo, dueño de una elegancia a prueba de Clouseaus.

Ciudades superheroicas


(Las que propone el ilustrador norteamericano Justin Van Genderen, a quien ya dedicamos este y este otro ladrido.)

miércoles, diciembre 15, 2010

Fotogramas titulares (25)

"Marcos Montes" de David Monteagudo

No era esta la novela que desde Acantilado nos habían anunciado como segunda entrega del fenómeno Monteagudo –ya saben, el operario fabril que se destapó con Fin y anunció que los cajones de su escritorio custodiaban varios manuscritos similares. No lo era y, si queremos pensar mal, es posible que lo haya acabado siendo a raíz de una lógica maniobra comercial: en principio, los mineros chilenos no debían ser rescatados hasta Navidades, tiempo más que suficiente para que la historia de Marcos Montes y sus compañeros atrapados a centenares de metros de profundidad obtuviera un margen extra gracias a la publicidad gratuita del caso real. Intuiciones al margen, quede claro que lo nuestro es la ficción. Y que, tras zambullirnos en ella, las dudas y certezas sembradas por Fin permanecen inalteradas.
Dos fueron los peros principales que mereció esa ópera prima editorial. Uno, cosa de la maldición Shyamalan, lamentó lo abierto de su conclusión, mientras que el otro tachó los diálogos de excesivamente pedestres. En aquella ocasión, el abajo firmante disfrutó tanto del trayecto que no le puso reparos al destino o estilos elegidos por el autor. Aquí, no obstante, una sorpresa final que se canta en la página diez y un capítulo dialogado cuyo objetivo parece ser sólo el de rellenar espacio, con un tratamiento de la cuestión racista a la altura intelectual de un programa de Antena 3, en efecto lastran demasiado las buenas maneras de un conjunto que hubiera dado mejor como relato.

(Esta reseña ha aparecido en el número de diciembre de Go Mag)

martes, diciembre 14, 2010

El asombroso mundo del cameo (14)

Psych, serie a la que este ladrador crepuscular no es aficionado (y cuyo éxito de hecho no logra comprender, habida cuenta el escaso carisma y la nula química de su pareja de actores principales), convirtió el decimosegundo episodio de su quinta temporada en un gozoso, lo admitimos, homenaje a Twin Peaks: entre referencias diversas y bromas a vueltas con la legendaria serie de David Lynch y Mark Frost, no pocos fueron además los intérpretes de aquélla que se pasearon por el pueblo de Dual Spires. A continuación, su entonces y su ahora...

lunes, diciembre 13, 2010

"Harry Potter and the Deathly Hallows Part 1" de David Yates

Photobucket


Para ulular lastimeramente:

Algunas de sus secuencias iniciales (no la de la reunión voldemortiana, sí la del encuentro en el 4 de Privet Drive), víctimas de la mortífaga obsesión de la serie por contar muchas cosas y meter a un montón de personajes en apenas un puñado de planos. El escaso peso dramático y extensión de la boda. Que Daniel Radcliffe siga mostrándose limitadito (a diferencia de sus dos compañeros principales: Rupert Grint ha crecido porque no hay mejor maestro interpretativo que el humor, mientras que Emma Watson se ha quedado menos estancada en su cara de tragedia griega). Y otro avada kedabra marca de la casa: ciertas elipsis muy poco limadas, que señalan a gritos la existencia de tiras de fotogramas en el suelo de la sala de montaje y lo jugoso de los contenidos extra de la futura edición en DVD.


Para aullar efusivamente:
Su diseño de producción, tan Terry Gilliam (la casa de los Lovegood, el Ministerio...), y el uso que David Yates hace de él (véase el plano de la llegada de Harry a la playa y la tragedia que transmite antes de que ésta se vuelva evidente). Su segundo acto, cuyos silencios y maravillosos escenarios naturales rompen con todo lo visto hasta ahora en la serie, llevándola a flirtear incluso con el cine de arte y ensayo. Unos secundarios tan puestos en sus papeles que sólo necesitan de un par de segundos (pues ése es exactamente el tiempo que en ocasiones tan apretado guión les concede) para hacer su magia: el sufrido torcimiento del labio inferior de Alan Rickman, la aterradora caída de ojos de Helena Bonham Carter, la insoportable risita de Imelda Staunton, la expresión de merluzo de Bill Nighy... Momentos tan memorables como el encuentro entre Dumbledore y Voldemort en la tumba del primero. Y, por encima de todo, pese a tratarse ya de un séptimo episodio con sus 150 minutos de rigor, que nos deje con ganas de más.

El juicio crepuscular:
Por la espada de Godric Gryffindor y las peludas extremidades de Aragog que el espectador neófito difícilmente disfrutará de la aventura potteriana 7.1, tal y como su par visitante de blogs sin duda habrá dejado ya de leer estas líneas. Quien se refiera a J.K. Rowling como Tía Jo, en cambio, disfrutará sobremanera con esta intensa, atractiva y emocionante aventura. No es el Azkaban de Cuarón, pero la medalla de plata de la saga en su vertiente fílmica pinta que acabará colgando del cumplidor cuello de Yates.

Photobucket

viernes, diciembre 10, 2010

La Navidad se pone Krmpotic'...

...gracias a esta imagen de la campaña del Ayuntamiento de Barcelona que cuelga de muchísimas farolas de la Ciudad Condal.

jueves, diciembre 09, 2010

My Own Private Top-10 Cinema Spaceships

Mención catódica especial para: Nave nodriza (V: The Original Miniseries de Kenneth Johnson, 1983)

10) Winnebago (Spaceballs de Mel Brooks, 1987) - Hay otras formas de viajar por las estrellas, pero ninguna tan desmadrada.
9) Nave de guerra klingon (Star Trek II: The Wrath of Khan de Nicholas Meyer, 1982) - Cuando se despoja de su escudo de invisibilidad, puedes comenzar a rezar.
8) Nostromo (Alien de Ridley Scott, 1979) - Más por sus claustrofóbicos y traicioneros pasillos que por su diseño exterior, pero bueno.
7) Battlestar (Battlestar Galactica de Glen A. Larson, 1978) - Por algún motivo, algún capítulo de la serie acabó estrenándose en los cines españoles. Y siempre me hizo gracia su forma de lagarto.
6) Destructor Imperial (Star Wars de George Lucas, 1977) - Este plano. No hay mucho más que decir.
5) X-Wing (Star Wars de George Lucas, 1977) - ¿Quién no ha querido ser Luke Skywalker cepillándose la Estrella de la Muerte?
4) Nave (Close Encounters of the Third Kind de Steven Spielberg, 1977) - Música, lucecitas de colores y un diseño orgánico de lo más in.
3) Discovery (2001: A Space Odyssey de Stanley Kubrick, 1968) - Por el ordenador que domina sus entrañas, pero también por la maravillosa adecuación fondo/forma entre su nombre y su forma de espermatozoide espacial.
2) U.S.S. Enterprise (Star Trek: The Motion Picture de Robert Wise, 1979) - El súmmum del viaje espacial: te conducirá allí donde ningún hombre haya llegado antes.
1) Millennium Falcon (Star Wars de George Lucas, 1979) - A veces alcanza la velocidad de la luz y a veces no, pero el rugido wookie que la acompaña espacio a través es de lo más entrañable que se ha visto en la gran pantalla.


martes, diciembre 07, 2010

Viñetas de sabiduría popular (4)

"Telephantasm" de Soundgarden

Piedra angular del grunge, vértice junto a Pearl Jam y Nirvana del triángulo que situó a Seattle en el corazón mismo del mapa musical de los 90, Soundgarden era carne de retorno. Primero porque, nos lo enseña el budismo milenario, todo lo que fluye regresa. Y segundo porque, nos lo indica el trauma aún reciente, nadie quería enfrentarse a otro disco de Chris Cornell en solitario. Tras algunos conciertos de calentamiento, así las cosas, la banda se ha decidido a recordarnos lo bien que sonaban Led Zep y Black Sab en su versión norteamericana-leñadora con una impecable colección de “rarezas” (y eso que el abajo firmante trabaja sobre su versión simple, la que acompaña al último Guitar Hero, con “sólo” doce temas): su primer single (Hunted Down), el Birth Ritual con que contribuyeron a la banda sonora de Singles, cuatro temas que nos congracian con Superunknown (ahora que no llega machacado desde la MTV) y hasta un inédito, Black Rain. Se aguarda con razonable ansia, pues, el siguiente paso.
br>(Esta reseña ha aparecido en el número de diciembre de Go Mag)

jueves, diciembre 02, 2010

Como sombras en el desierto

"Entré en la casa y apagué un par de luces y luego me quedé delante de su puerta. Había espacio entre la puerta y el umbral, y abrí la puerta y permanecí allí, esperando que la oscuridad se ablandara hasta el punto de permitirme ver las formas. Luego allí estaba ella, en la cama, pero me llevó algún tiempo darme cuenta de que me estaba mirando. Estaba bajo la sábana mirándome directamente y luego se dio la vuelta y se puso de cara a la pared opuesta, subiéndose la sábana hasta el mentón.
Pasó otro momento antes de que devolviera la puerta a su posición original. Volví a salir y permanecí un rato ante la barandilla. Luego ajusté al máximo el sillón reclinable y me repantigué con los ojos cerrados, las manos en el pecho, y traté de sentirme nadie en ningún sitio, una sombra que forma parte de la noche."
Don DeLillo en Punto omega (Seix Barral, 2010)


(La imagen es del usuario de Flickr Sharper24)

miércoles, diciembre 01, 2010

Parecidos razonables


Un mismo film, Takers, que parece dos en sus diferentes pósters. El uno en tonos ocre y yema, con Paul Walker presidiendo una escena de acción; el otro, en un azul neón notablemente más cool, propio de su escena de club nocturno, con Idris Elba en una posición central remarcada por la chaqueta blanca que luce. ¿Marketing racial o meramente geográfico, la izquierda para las barras y estrellas y la derecha para el Reino Unido?

Viñetas de sabiduría popular (3)

lunes, noviembre 29, 2010

DEP


Irvin Kershner (1923-2010) - Realizador del único título de nuestra saga galáctica de cabecera que estuvo bien dirigido y tendría entidad de presentarse individualizado. Mala manera, por cierto, de cerrar el treinta aniversario de ese El Imperio contraataca...

DEP


Leslie William Nielsen (1926-2010) - Galán en su juventud, el trío ZAZ le regaló una madurez desahogada en el terreno del slapstick. El estajanovismo entrenado durante medio siglo de trabajos televisivos (se le cuentan 1.500 apariciones catódicas) no le sentó bien a la última parte de su carrera, pero su desaparición nos lega un último, genial gag: ¡era canadiense!

London Comic-Book Matrix