viernes, diciembre 30, 2011

My Own Private Musical 2011



1. Burst Apart de The Antlers 
2. Candidate Waltz de Centro-Matic 
3. The Whole Love de Wilco 
4. Ashes and Fire de Ryan Adams 
5. Nothing Is Wrong de Dawes 
6. Codes and Keys de Death Cab For Cutie 
7. I Am Very Far de Okkervil River 
8. The People's Key de Bright Eyes 
9. This Modern Glitch de The Wombats 
10. Hello Sadness de Los Campesinos! 
11. W H O K I L L de tUnE-yArDs 
12. Sky Full of Holes de Fountains of Wayne 
13. Wasting Light de Foo Fighters 
14. The High Country de Richmond Fontaine 
15. Divine Providence de Deer Tick 
16. Bon Iver de Bon Iver 
17. Suck It and See de Arctic Monkeys 
18. Parallax de Atlas Sound 
19. England Keep My Bones de Frank Turner 
20. David Comes to Life de Fucked Up

jueves, diciembre 29, 2011

"Solar" de Ian McEwan

Una de dos: o aceptamos “don Alonso Quijano” cual paradigma del humor inglés o, caso de querer insistir en los orígenes castellanos de su ingenio y peripecia, deberemos aceptar que no ha habido tradición como la británica a la hora de heredar, asimilar y reproducir su melancólico sentido de la comedia, su hilarante tratamiento de este muy serio absurdo que llamamos vida. Allende el Canal les costó siglo y medio igualar la propuesta pero, de Tristram Shandy a esta parte, son legión los ejemplos y memorables los resultados, con el Michael Beard de Solar, Sancho Panza en lo físico y quijotesco su despistado empeño, como último gran exponente. 

Beard es un Premio Nobel tirando a achaparrado, coleccionista de adulterios y por consiguiente de esposas, cuyo intelecto languidece en la dirección y asesoramiento de diversas instituciones. O al menos es así hasta que la confluencia de un nuevo abandono marital, un viaje al Ártico para testimoniar de primera mano el drama del calentamiento global y un estrambótico accidente doméstico lo llevan a abrazar la causa medioambiental, cuyos problemas aspira a solventar convenciendo a la industria de que las bondades monetarias que se esconden tras el aprovechamiento de la energía solar nada tendrán que envidiar al negocio de los combustibles fósiles.

Sublimaciones amorosas y percances eróticos, jamelgos transmutados en motos de nieve, rivales imaginarios y otros que no lo son tanto; el peligro, en definitiva, de entender el mundo en una única clave, la de los libros de caballería o la de los textos científicos… Todos esos ingredientes, elementos de una tradición a la par que retrato del signo de los tiempos, se asientan en perfecta disposición gracias al protagonista de la historia, personaje de insultante, entrañable humanidad que marca la diferencia respecto a sátiras moralistas recientes pero algo menos logradas, como el Perro amarillo de Amis. McEwan borda el registro, un diez que sumar en su casillero a los tipos de drama en que ya era un maestro: intimista, histórico, grotesco…

(Esta reseña fue publicada en la ya desaparecida página web de crítica literaria 330.)

martes, diciembre 27, 2011

My Own Private Literary 2011


1. Solar de Ian McEwan (Anagrama) 
2. El mapa y el territorio de Michel Houellebecq (Anagrama) 
3. Nemesis de Philip Roth (Mondadori) 
4. Tres luces de Claire Keegan (Eterna Cadencia) 
5. Ejército enemigo de Alberto Olmos (Mondadori) 
6. El último día antes de mañana de Eduard Márquez (Alianza) 
7. Los lemmings y otros de Fabián Casas (Alpha Decay) 
8. Caribou Island de David Vann (Mondadori) 
9. La máscara del mono de Dorothy Porter (La Otra Orilla) 
10. Pánico al amanecer de Kenneth Cook (Seix Barral) 
11. Formas de volver a casa de Alejandro Zambra (Anagrama) 
12. Nosotros, los Caserta de Aurora Venturini (Caballo de Troya) 
13. El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia de Patricio Pron (Mondadori) 
14. Una súper triste historia de amor verdadero de Gary Shteyngart (Duomo) 
15. El policía descalzo de la Plaza San Martín de Ernesto Mallo (Siruela) 
16. Knockemstiff de Donald Ray Pollock (Libros del Silencio) 
17. Los anticuarios de Pablo de Santis (Destino) 
18. El espía de Justo Navarro (Anagrama) 
19. Viaje de invierno de Amélie Nothomb (Anagrama) 
20. Crímenes de Ferdinand von Schirach (Salamandra)

jueves, diciembre 22, 2011

Los veinte alienígenas más sexys del cine y la televisión

Los ha elegido Pajiba, y vendrían a ser estos (aparentemente, sin seguir ningún orden jerárquico): 

* Jeff Bridges como Starman (Starman / John Carpenter, 1984) 
* Morena Vaccarin como Anna (V / 2009) 
* David Tennant como The Doctor (Doctor Who / 2005-2010) 
* Joe Morton como The Brother From Another Planet (The Brother From Another Planet / John Sayles, 1984) 
* Katherine Heigl como Isabel Evans (Roswell / 1999-2002) 
* Jeff Goldblum como Mac (Earth Girls Are Easy / Julien Temple, 1988) 
* Famke Janssen como Miss Burke (The Faculty / Robert Rodríguez, 1998) 
* Chris Hemsworth como Thor (Thor / Kenneth Branagh, 2011) 
* Susan Oliver como The Orion Slave Girl (Star Trek / 1966-1969) 
* David Bowie como Thomas Jerome Newton (The Man Who Fell to Earth / Nicolas Roeg, 1976) 
* Natasha Henstridge como Sil (Species / Roger Donaldson, 1995) 
* Michael Dorn como Lt. Worf (Star Trek: Deep Space Nine / 1995-1999) 
* Tim Curry como el Dr. Frank-N-Furter (The Rocky Horror Picture Show / Jim Sharman, 1975) 
* Grace Park y Tricia Helfer como Cylons (Battlestar Galactica / 2004-2009) 
* Vin Diesel como Riddick (Pitch Black y The Chronicles of Riddick / David Twohy, 2000 y 2004) 
* Helen Slater como Supergirl (Supergirl / Jeannot Szwarc, 1984) 
* Billy Dee Williams como Lando Calrissian (The Empire Strikes Back y Return of the Jedi / Irvin Kershner y Richard Marquand, 1980 y 1983) 
* Jeri Ryan como Seven of Nine (Star Trek: Voyager / 1995) 
* Milla Jovovich como Leeloo (The Fifth Element / Luc Besson, 1997) 
* Christopher Reeve como Superman (Superman I-II-III-IV / Richard Donner - Richard Lester (x2) - Sidney J. Furie, 1978-1980-1983-1987) 
 

sábado, diciembre 17, 2011

"Superman" por JC Richard



(Aquí, el ladrido que dedicamos hace escaso mes y medio al ilustrador norteamericano. Y, siguiendo la estela rojiazulada que deja en el cielo, se puede desembocar en su bitácora. Mucho más accesible que la Fortaleza de la Soledad, dónde vamos a parar...)

jueves, diciembre 15, 2011

Los 10 grandes "sidekicks" de la televisión

Guyism ha escogido a los mejores diez sidekicks (¿acompañantes del héroe? ¿personajes no estrictamente secundarios pero tampoco necesariamente principales?) catódicos. Y vendrían a ser estos (muy fan, claro, de los números 7, 4 y 1):  

10) Cliff Clavin (John Ratzenberger) en Cheers
9) Charlie Runkle (Evan Handler) en Californication
8) Barney Rubble (Mel Blanc) en The Flintstones
7) Andy Richter en Late Night with Conan O'Brien
6) Gilligan (Bob Denver) en Gilligan's Island
5) Ricardo Tubbs (Philip Michael Thomas) en Miami Vice
4) Waylon Smithers (Harry Shearer) en The Simpsons
3) George Constanza (Jason Alexander) en Seinfeld
2) Beavis (Mike Judge) en Beavis and Butthead
1) Mr. Spock (Leonard Nimoy) en Star Trek


Photobucket

martes, diciembre 13, 2011

"Jane Eyre" de Cary Joji Fukunaga

Photobucket


Para ulular lastimeramente:

Un solo despiste, una única salida de tono, una sola toma fuera de lugar: durante el primer beso de la pareja, la cámara abandona esa súbita y anhelada intimidad para darse a un plano largo en exceso romántico, más celebratorio de cara a la galería que respetuoso con la emoción de los personajes. El resto de peros (que Jane se enamore de tamaño cenutrio -aquí dueño de un físico bastante más atractivo que en la novela, todo sea dicho- o la escasa fuerza del clímax) son adjudicables a Charlotte Brontë antes que a los responsables de esta (o cualquier) adaptación. 


Para aullar efusivamente:
Prácticamente por orden de aparición: sus góticas localizaciones (terribles, hermosas, agrestes, solitarias, amenazantes) y su sabio uso de la naturaleza como elemento metafórico, la banda sonora de Dario Marinelli, una maravillosa Mia Wasikowska, la capacidad de Cary Fukunaga para mostrarse contemporáneo y clásico a la vez, su pulso para exhibir una marcada personalidad y reconocer también los momentos que requieren de una mayor austeridad narrativa (ese primer recuerdo de Lowood... ¿está tomado de Bergman o me lo parece a mí?), el acompañamiento que a todo ello presta la fotografía de Adriano Goldman, una ajustadísima Judi Dench y un notable Michael Fassbender... Finalmente, que nos emocione, que suspenda tanto nuestra incredulidad como el conocimiento previo que de la historia tengamos para sumergirnos en los grandes sufrimientos y pequeñas alegrías de su heroína.


El juicio crepuscular:
Por experiencia propia y ladradora, mucho me temo que no es requisito imprescindible una sensibilidad victoriana para rendirse ante ésta, una de las experiencias fílmicas más emotivas e impactantes de los últimos dos o tres años. Jane Eyre 2011 está orquestada con genio y sentido común, se deja conducir por una actriz que aquí revela un control sencillamente prodigioso de su disciplina, nos sume a lo largo de dos horas en un trance hipnótico del que tan sólo salimos durante los diálogos entre Wasikowska y Fassbender, convencidos como nos dejan de que el celuloide se está viendo trascendido: un hito espectador que debería ser también, desde ya, historia viva del cine. 

Photobucket

jueves, diciembre 08, 2011

PJ Week #5: My Own Private Top-25 Pearl Jam Songs

20) Nothing As It Seems / Love Boat Captain
19) Inside Job
18) Last Kiss / Got Some
17) Unthought Known
16) Speed of Sound
15) Immortality / The Fixer
14) Faithfull
13) Smile
12) Better Man
11) Red Mosquito
10) Corduroy
9) State of Love and Trust
8) Release
7) Rearviewmirror
6) Man of the Hour
5) Off He Goes / Once
4) Porch
3) Leash
2) Alive
1) Black / Hunger Strike


martes, diciembre 06, 2011

PJ Week #2: "Pearl Jam Twenty" de Cameron Crowe



Photobucket


Para ulular lastimeramente:

Que, con 120 minutos de duración, al neófito le sobren tranquilamente cuarenta y el fan eche a faltar aún media hora de metraje (especialmente sangrante resulta la no resolución a la crisis de Eddie Vedder de principios de los 2000: se nos cuenta que la banda se veía rota, que todos volaban mientras él realizaba la gira en furgoneta, que iban a poner las cartas sobre la mesa y... del asunto nunca más se supo, porque obviamente quedó esparcido por el suelo de la sala de montaje).


Para aullar efusivamente:
Algunos momentos en los que Cameron Crowe se pone estupendo: su aparición como narrador, el humor y la economía con que resuelve en clave de cine mudo "el problema del batería" (hasta cinco músicos diferentes han ocupado esa posición en la trayectoria de Pearl Jam)... Y su riqueza documental, con imágenes inéditas tanto íntimas como procedentes de algunos de los episodios musicales y vitales más importantes en la trayectoria de la banda: la comparecencia ante un comité del Congreso durante el enfrentamiento con Ticketmaster, Eddie llorando sobre el escenario de Roskilde tras la muerte de nueve fans, su abrazo con Kurt Cobain en el backstage de una entrega de premios, la recurrente presencia e importancia de Chris Cornell a lo largo de los años...


El juicio crepuscular:
En su calidad de reportero dicharachero de Rolling Stone, Cameron Crowe entrevistó a Pearl Jam a principios de los 1990. En 1992, como realizador, los convirtió en Citizen Dick, la banda que lideraba Matt Dillon en ese West Side Story del grunge que fue Singles. Y, desde entonces, sus caminos no han hecho más que cruzarse. Este nuevo capítulo tiene la virtud de poner las cosas en orden (y aún más las pondrá el futuro director's cut en DVD), pero resulta lícito preguntarse, una vez más, hasta qué punto atraerá a quien no sienta el menor interés por los de Seattle. En ese sentido, no alcanza la altura de los grandes documentales del rock, disfrutables sin importar el grado de afinidad entre espectador y protagonistas.

Photobucket

lunes, diciembre 05, 2011

PJ Week #1: Todos aquellos ladridos

Pearl Jam, una de las bandas que con mayor intensidad han escoltado la trayectoria vital de este ladrador crepuscular, ha cumplido en 2011 dos décadas de existencia (si nos ponemos puristas y contamos también los pasos dados bajo el seminal nombre de Mookie Blaylock, el aniversario redondo apunta por lo menos a su primer álbum, Ten). En homenaje artístico hacia fuera y orgía emocional hacia dentro, queda por ello decretada una "PJ Week" en la que todos los posts tendrán a Eddie Vedder y compañía como protagonistas. Antes de dar el salto, no obstante, toca retroceder un par de pasos y recordar las entradas crepusculares que un servidor ha dedicado con el paso de los años a la banda de Seattle.

* Sobre la primera vez que escuché a Pearl Jam, unos tipos con suerte (primero buena, luego mala, luego buena otra vez) - Aquí.

* Mi Top-5 de álbums de Pearl Jam hasta 2006 - Aquí.

* Mi Top-15 de álbums grunge - Aquí.

* Crítica de su álbum homónimo de 2006 - Aquí.

* Crítica del DVD Immagine in Cornice - Aquí.

* Crítica del disco Into the Wild de Eddie Vedder en solitario - Aquí.




jueves, diciembre 01, 2011

Diez progenitoras a recordar

Filmophilia ha escogido a diez grandes madres de celuloide y las ha dividido en estos dos equipos...

Las malas:

5) Angela Lansbury en The Manchurian Candidate de John Frankenheimer (1962)
4) Faye Dunaway en Mommie Dearest de Frank Perry (1981)
3) Piper Laurie en Carrie de Brian De Palma (1976)
2) Anthony Perkins en Psycho de Alfred Hitchcock (1960)
1) Kathleen Turner en Serial Mom de John Waters (1994)

Y las buenas:

5) Sally Field en Forrest Gump de Robert Zemeckis (1994)
4) Angeline Jolie en Changeling de Clint Eastwood (2008)
3) Holly Hunter en The Incredibles de Brad Bird (2004)
2) Sigourney Weaver en Aliens de James Cameron (1986)
1) Linda Hamilton en Terminator 2: Judgment Day de James Cameron (1991)



(De lo cual se desprende que nadie crea madres como James Cameron. Que nada expresa su amor como un buen AK-47. Y, atendiendo al número 2 de cada lista, que la maternidad es antes un estado mental que una condición carnal.)

sábado, noviembre 26, 2011

"Blade Runner" por Matt Ferguson


(La página de deviantART del ilustrador británico se perderá algún día como lágrimas en la lluvia a menos que tú, replicante crepuscular, la visites a través de este enlace.)

jueves, noviembre 24, 2011

My Own Private Top-20 Queen Songs

Se cumplen hoy veinte años de la muerte de una de las voces que acompañaron mi infancia, del dueño del segundo gran bigote de mi vida (el primero pertenecía por aquella época a mi señor padre), de una de las dos o tres estrellas del rock de las que fui devoto durante los primeros 1980 (y a las que en consecuencia seguiré siendo fiel hasta que llegue mi propio turno de criar malvas). Recuerdos y melancolías aparte, Freddie Mercury fue uno de los solistas más dotados, amén de una de las personalidades más exuberantes, que jamás haya dado o vaya a dar la música pop. Esta emocionada entrada nació como una selección de diez grandes temas de Queen, pero al final he sido incapaz de ladrar menos de veinte (y felizmente me hubiera ido a la treintena). Su encabezamiento quizá resulte un tanto evidente, pero por lo menos se hace llamativa su diversidad cronológica: cuando tropezaron, resultaron al menos entretenidos; cuando no, hicieron historia. Larga vida a la reina.

20) Now I'm Here
19) Radio Ga Ga
18) I Want It All
17) Stone Cold Crazy
16) I Was Born to Love You
15) Spread Your Wings
14) Sail Away Sweet Sister
13) Hammer to Fall
12) Love of my Life
11) It's Late
10) Friends Will Be Friends
9) Somebody to Love
8) Under Pressure
7) Don't Stop Me Now
6) We Will Rock You
5) Who Wants to Live Forever
4) The Show Must Go On
3) We Are the Champions
2) I Want to Break Free
1) Bohemian Rhapsody


miércoles, noviembre 23, 2011

Cuestión de perspectiva


Tras viajar de Chicago a San Francisco poniendo especial atención en el corazón geológico del país, mi hermano Alexis y señora decidieron compartir con nosotros esta postal claramente subversiva, que sin duda les impedirá futuros accesos a esa tierra de libertad y verdad que son los Estados Unidos de América.

Fotogramas titulares (93)

martes, noviembre 22, 2011

"Ashes & Fire" de Ryan Adams

Lo relató en una entrevista con The Guardian: Ethan Johns, su exproductor (hijo por cierto del actual, Glyn Johns), le remitió una copia del I Speak Because I Can de Laura Marling. Y él prescindió del 80% de lo que llevaba trabajado en este disco para retomarlo casi desde el principio: “¿De qué soy capaz, en realidad? Volví a sentirme competitivo para escribir grandes canciones”. Tres años después de Cardinology, a los dos de disolver a los Cardinals (la guitarra de Neal Casal concurre aquí en tan sólo dos temas), casado con la actriz Mandy Moore y residente en LA, menos castigado por el síndrome de Ménière ahora que drogas y alcohol no figuran en su menú diario, Ryan Adams ha regresado. Ha regresado tanto, de hecho, que el referente más esgrimido viene siendo Heartbreaker, su maravilloso debut en solitario. Eco que suscribe el abajo firmante: aunque con menos dimensiones, este Ashes & Fire contiene su colección más completa en una década larga, con su momento Dylan (el tema que le da título), su interludio Neil Young (Rocks) y un puñado largo de composiciones sencillamente preciosas.

(Esta reseña ha aparecido en el número de noviembre de Go Mag.)

lunes, noviembre 21, 2011

Algunas melancólicas apostillas electorales

* Un motivo para... ¿la alegría? En España, a diferencia del resto de Europa, no se ha producido en términos nacionales el ascenso de ningún grupo de ultraderecha. En España, a diferencia del resto de Europa, esa ultraderecha se siente ya plenamente representada por el partido que ha alcanzado el poder (tal y como el partido más votado en Catalunya, CIU, viene haciendo suyos algunos planteamientos seudoxenófobos).

* En España hay diez-once millones de personas que votan al PP. Los hubo en 2008 y los ha vuelto a haber en 2011. Son una masa heterogénea pero consecuente, inmune a los casos de corrupción y, a diferencia de este ladrador crepuscular, cerrada a censurar el uso electoralista de asuntos tan delicados como el 11-M, ETA o la dichosa crisis.

* Los otros diez-once millones, los que corresponderían al PSOE, sí tienden a la desbandada: 4,5 millones de personas han castigado a Zapatero/Rubalcaba quitándoles el voto.

* El trasvase entre PSOE y PP no ha resultado sangrante: medio millón de votos más o menos. Otro medio millón se ha ido a la abstención (del 26% al 28%). Prácticamente se ha duplicado el voto nulo (unos 317.000) y el voto en blanco ha aumentado también, aunque de forma sutil (333.000, 50.000 más que en 2008).

* Los grandes beneficiados del desastre socialista (o, si se quiere, de la dinámica antibipartidista promovida por el 15-M) serían, pues, UPyD (850.000 votos más), IU (700.000 votos más) y CIU (300.000 votos más), amén de dos de los tres partidos que consiguen representación parlamentaria (Amaiur es otra historia).

* Amaiur, en efecto, es otra historia, en cuanto ha logrado traducir en un importante beneficio político el fin de ETA: 333.628 votos que equivalen a siete escaños (y eso que el PNV ha mejorado en 17.000 votos sus resultados de 2008).

* Sin ánimo revanchista alguno, simplemente para remarcar la falta de peso de todo lo hasta aquí apostillado (especialmente en un contexto de mayoría absoluta), nótese que el IBEX ha despertado a la baja y la prima de riesgo al alza, señal de que un gobierno fuerte y alternativo jamás fue la solución mágica; de que, en definitiva, la economía y sociedad españolas no dependen ya de lo que suceda o deje de suceder en el Congreso de los Diputados.

Oslo Fountain (1)

miércoles, noviembre 16, 2011

"Ejército enemigo" de Alberto Olmos

Ejército enemigo es aquí y es ahora. No porque su peripecia vaya a verse reflejada de algún modo en el periódico de mañana (aunque su protagonista bien podría aparecérsenos esta misma tarde exhibiendo genitales en el chat). Sí porque ofrece una elocuente disección de dos o tres de las circunstancias que con mayor rotundidad vienen moldeando el signo de los tiempos, desde el implacable ascenso de internet (anulación de la intimidad pero también de la identidad, desahogo sexual, mutación de la palabra en elemento vírico…) hasta la efervescencia de los movimientos de protesta social (aquí más en clave oenegé que de 15-M), pasando por la progresiva banlieuización de nuestras periferias. Santiago, responsable de mailmarketing en una empresa de publicidad, se cepilla a su secretaria con alegría norteamericana (sexo anal, corridas en la cara, bondage light) pero no logra escapar al angst de su existencia protestante: tras la jornada laboral, la única actividad que lo ata al mundo y lo distrae de su culpa es coleccionar palabras. El asesinato de un conocido, Daniel, se traduce en un alud de ellas: hereda la clave de su email y se zambulle en miles de mensajes a vueltas con la cooperación y la conciencia social, pero también quizá con el misterio de su muerte. Pueden sobresaltar ciertos coloquialismos y pecar de redundantes algunas ideas, pero el mensaje es esclarecedor y el argumento que lo sostiene, absorbente. Un Sale el espectro de nuestras letras; esto es, aplauso cerrado.

(Esta reseña ha aparecido en el número de noviembre de Go Mag.)