lunes, julio 31, 2006

Famous Last (but one) Words (69)

"Las comunidades que pidan una especie de autodeterminación o una autodeterminación plena tendrán que buscar unas señas de identidad que ya no será la identidad cristiana porque ésta es unificadora." - Antonio Cañizares, vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, en declaraciones a Humanitas que recogía El País de ayer.

Me llamo Arty Fisher... (5)

…y la vida no deja de sorprenderme.

¿Cómo os lo diría yo?

La noche del sábado no fue la más gloriosa de mi escueta pero a todas luces intensa trayectoria. La hinchazón de la nariz hizo que yo mismo me despertara una y otra vez a causa de la cualidad marsupial de mis ronquidos. Y, en cuanto logré acostumbrarme a ellos (tal y como uno se acaba haciendo a las cacofonías de una carpa de electrónica), fueron los insistentes codazos en las costillas que me propinaba mi Loretta los que me llevaron a abrir los ojos.

-Son las siete, Arthur Alexander –me informó.

Y aquello me provocó un escalofrío, porque Loretta sólo me llama por mis dos nombres cuando está a punto de extraviar definitivamente la paciencia. Aún así, intenté tentar la suerte…

-¿Y? –pregunté con notable disimulo.

Cinco minutos más tarde, me hallaba de camino al festival. Y es que mi Loretta, que estudiará todo el Arte que quiera pero para la cuestión de la venganza tiene un cerebro de lo más matemático, había dedicado la madrugada a elaborar la siguiente ecuación:

(Arty ha provocado una pelea que no sólo podría haber puesto mi integridad de estudiante del King’s Cross College en peligro, sino que me ha impedido ver el concierto de Franz Ferdinand) + (Necesito estar cerca de Dave Gahan para poder lanzar mis sostenes de Marks & Spencer sobre su pecho desnudo con una alta probabilidad de acierto) elevado todo ello a (Mañana nos vamos a pasar dos semanas a Torrevieja y a Arty no le conviene que papá esté molesto con él) = (Arty se va a primerísima hora a hacer la cola del Escenario Verde).

O, por decirlo en otras palabras, Loretta acababa de instaurar unilateralmente el Día Mundial del Esclavismo Musical.

Total, que son las 7:05 y yo estoy atravesando las calles de Benicàssim. La mitad del mundo duerme y la otra mitad no ha vuelto aún de fiesta, así que me siento el eslabón perdido entre la decencia dominical y la más absoluta ignominia raver. Constato que voy a pasar todo el día al sol y que no se me ha ocurrido coger la gorra azul con la doble F bordada en gris. Me digo que voy a acabar más quemado que el periodista de NME que se tiró todo el concierto del tal Morrissey mirándole el trasero a mi Loretta. Cuando oteo ya la carretera nacional comienzo a maldecir el día en que se me ocurrió venir a este lugar, y ni siquiera la idea de ver a Madness en primera fila logra atenuar mi disgusto. Por primera vez en los últimos dos meses, siento deseos de llamar a mi madre. Hablé con ella anteayer, pero ya me entendéis…

Y entonces…

No sé, mirad la foto…

Me llamo Arty Fisher.

Vine a Benicàssim para ver al Archiduque. Padecí insolaciones e indigestiones (de cuyos efectos no quise dejar cuenta escrita, espero que lo comprendáis). Depeche Mode y The Strokes se ganaron mi antipatía eterna. Fui maltratado psicológicamente por mi novia, y agredido físicamente por un fan de The Cooks…

Y aún así cumplí mi objetivo, vaya si lo cumplí…

La foto es el qué. El cuándo y el dónde son evidentes. Pero el cómo merecería otra columna, algo de lo que andamos ya escasos. Así que quizá el año que viene…

Mientras tanto, contempladme al lado de Alex K., contempladme bien. Y no dejéis de recordar mi nombre…

Photobucket - Video and Image Hosting

sábado, julio 29, 2006

Famous Last (But One) Words (68)

"Una pista de aeropuerto es sagrada y su ocupación, un acto muy grave. (...) Cuando se produce una ocupación de la pista, se coloca en tensión a todo el tráfico aéreo y ello conlleva una situación de riesgo porque aumentan los factores aleatorios de que algo pueda ocurrir. Un acto así ha de tener consecuencias para los que lo han protagonizado." - Carles Martí, presidente del aeropuerto de Sabadell, comentando en El País del 29/07/06 la ocupación de la pista de El Prat durante once horas el día anterior por parte de los trabajadores de tierra de Iberia.

Me llamo Arty Fisher... (4)

…y, en el momento de redactar estas líneas, soy un hombre rotundamente feliz.

Quiero decir que… Bueno, vosotros estuvisteis allí, ¿no? Lo visteis con vuestros propios asombrados ojos y lo escuchasteis con vuestros afortunados oídos… O quizá no lo visteis demasiado bien, porque estabais botando al son de Darts of Pleasure o Outsiders, víctimas de un placer tan intenso que la mirada se os extraviaba en el cielo de Benicàssim mientras os preguntabais si tanta dicha junta podía ser posible…

Eso, más o menos, es lo que me sucedió a mí. Más menos que más. En realidad, no puedo contaros exactamente lo que me sucedió. Sólo tengo el relato de Loretta, y, aunque sabéis que la adoro, debo confesaros que la chica no acaba de resultar del todo fiable.

Esto es lo que recuerdo…

Primero, Loretta me convenció para que fuéramos a ver a un tal Morrissey. Me aseguró que había sido líder de The Smiths, una banda de tributo al malo de Matrix, pero comencé a dudar de su palabra cuando constaté que la música no sonaba especialmente cibernética (de paso, por edad, la suya debió ser más bien la generación Goonies). Puesto que habíamos conseguido una buena posición, nos quedamos frente al Escenario Verde para ver a Mojave 3, que pueden pasar por muchas cosas pero, desde luego, tres no son. Y entonces llegaron esos criajos, esos mindundis, esos medio-nenas de The Cooks… Y la gente se volvió loca… Y… Y fue culpa mía, claro, por caer en la provocación. Pero es que cuando ese tipo de Manchester gritó que eran la mejor banda británica de la historia… Tuve que contestarle, claro, por el honor del Archiduque. Y quizá no lo hice demostrando toda la educación de la que mis padres me han hecho receptor, pero el mancuniano también se excedió más que la barriga de Frank Black al darme ese puñetazo…

Esto es, pues, lo que no recuerdo, según relato de mi Loretta:

Me desmayé. Mi nariz comenzó a sangrar compulsivamente. Los de seguridad vinieron a sacarme del mogollón, y me condujeron a la parte de atrás del escenario, donde tardé una hora y media larga en recuperarme. Así que no vi ni escuché el show. Eso sí, me han comentado que durante Take Me Out comencé a mover los dedos de los pies, lo que descartó cualquier lesión cerebral que no viniera ya conmigo. Alex K. obró el milagro, una vez más. Y soy feliz. Soy un hombre rotundamente feliz. Porque, bien mirado…

¡Viví un concierto de FF desde el backstage!

Photobucket - Video and Image Hosting

viernes, julio 28, 2006

Enterprise

"Lord of War"

Photobucket - Video and Image Hosting

"The reason I'll be released is the same reason you think I'll be convicted. I do rub shoulders with some of the most vile, sadistic men calling themselves leaders today. But some of these men are the enemies of your enemies. And while the biggest arms dealer in the world is your boss - the President of the United States, who ships more merchandise in a day than I do in a year - sometimes it's embarrassing to have his fingerprints on the guns. Sometimes he needs a freelancer like me to supply forces he can't be seen supplying..."

(Interesante también el dato que cierra el film: los cinco principales comerciantes de armas en el mundo son Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China: curiosamente, los mismos cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.)

jueves, julio 27, 2006

Fiberizando (3)

The Walkmen, Escenario Fiberfib.com, 21/07/06
De las cenizas de Jonathan Fire Eater y The Recoys surgió en 2000 The Walkmen, una banda que viene siendo conocida y reconocida, amén de por sus trabajos discográficos, gracias a su afición por los instrumentos propios de tiempos pasados (que, en efecto. a menudo fueron mejores), tic éste que les ha llevado incluso a inaugurar y emplear un estudio de grabación tirando a analógica: Marcata Recording. Es por eso que, cuando uno se enfrenta por vez primera al directo de los neoyorquinos, son varias las miradas de reojo que se le escapan a sus aparejos, quizá porque lo vintage tira un rato y tiene desde luego su puntillo estético. De paso, se siente ese uno impelido a esperar de ellos algún plus que justifique en lo concretamente musical tales veleidades. Y, cuando ayer tarde los Caminantes salieron al Escenario Fiberfib.com para echar la persiana a la primera jornada de la carpa magna de este FIB Heineken 2006, la expectativa/prejuicio quedó ampliamente superada. Por de pronto, la guitarra de Paul Maroon lucía en su base un abombamiento la mar de revelador. Pero, además, a lo largo de un set de doce piezas que resumió en la proporción que dictan los cánones los grandes mojones de su carrera (hubo tres temas del germinal Everyone Who Pretended to Like Me Is Gone, tres más del siguiente Bows & Arrows y seis del reciente A Hundred Miles Off), Pete Bauer y Walter Martin se dieron a una sanísima competición que, a partir del intercambio constante de sus armas respectivas (teclados y bajo), generó fases de vívida tormenta sonora. Y no es que la voz y la guitarra de Hamilton Leithauser fueran tampoco ajenas al paisaje final… Así las cosas, The Walkmen supieron poner un culto, sugerente y agudo colofón a los festivos sudores que habían heredado de Pete Doherty y sus Babyshambles. Y, en nuestro próximo encuentro, ya no existirá la menor duda a este lado del escenario.

Mejor momento: La introducción de Thinking of a Dream I Had, mejorada incluso por su progresión final.

Photobucket - Video and Image Hosting
Foto: François Ollivier.

Me llamo Arty Fisher... (3)

…y, en el momento de redactar estas líneas, falta un solo día para la hora FF.

Es por ello que hoy he sufrido un ataque de esquizofrenia. Mi cerebro se ha dividido en dos, lo mismo que cuando Loretta hace de las suyas y siento tantos deseos de darle un beso como de acogotarla (por lo general, en tales circunstancias recuerdo los poderosos antebrazos de mi suegro, tatuados cada uno de ellos con el escudo del Tottenham Hotspur, y acabo decantándome por la primera opción). El caso es que, gracias a un miembro de la organización amigo de darle tanto a la botella como a la lengua, me he enterado de que Alex K. y los suyos se alojan en Castellón. Y, en menos de lo que tardaron anoche Scissor Sisters en comenzar a magrearse los genitales, he alquilado una moto y me he plantado frente a su hotel para hacer guardia.

Pero las horas iban pasando, y yo me ponía cada vez más nervioso. Primero, ante la posibilidad de que Kapranos apareciera. A continuación, ante la obviedad de que Kapranos no aparecía. Y, por último (y he aquí la causa definitiva de la bipolarización de mi materia gris), porque deseaba estar de vuelta a tiempo de ver a Babyshambles. No porque me guste demasiado su música, claro, sino por aquello de practicar el gran deporte nacional inglés: excitarse ante la posibilidad de que uno de los nuestros muerda el polvo. Y, cuando de Pete Doherty se trata, esa posibilidad se antoja gloriosamente mayúscula…

Regresé, pues, a Benicàssim, pero el chaval se comportó. Si hasta invitó al escenario a un ancianito irlandés la mar de simpático, que quizá pueda destinar los royalties de la actuación a adquirir una dentadura postiza como Dios manda… Algo decepcionado, cuando me disponía ya a escaquearme de nuevo hacia Castellón, los brazos de Loretta se aferraron a mi cuello para no soltarme ya más.

Mi Loretta, Dios la bendiga, también tenía dos grandes objetivos para la jornada de hoy. El primero consistía en hacerle entender a su padre que un tal Tiga no es el último fichaje del Chelsea. El segundo, en cruzarse con el cantante de los Strokes y seducirlo con su mirada de estudiante de Arte del King’s Cross College para ver si éste la contrataba para la agencia de modelos de su progenitor.

Escindido una vez más entre realidad y fantasía, la he seguido por todo el festival mientras mi cabeza no dejaba de repetir esta juguetona letanía: “Hey hey hey, it’s Mr. Alex K.!!!”

Photobucket - Video and Image Hosting

miércoles, julio 26, 2006

Falling In Love Is Hard On The Knees (7)

Photobucket - Video and Image Hosting

Los Súper Elegantes (puedes ver el vídeo de Sixteen aquí).

Fiberizando (2)

We Are Scientists, Escenario Vodafone Club, 23/07/06
Sorprende, en este mundo lleno de frecuentadores de construcciones megalíticas, que un ídolo tan recién llegado como We Are Scientists congregue a tamaña muchedumbre pese a compartir horario de devoción con Madness y Depeche Mode. Pero sucede también que WAS no tienen los pies de barro, sino que su evolución del emo-nerd guitarrero de Weezer resulta en un becerro de oro de lo más entretenido y juguetón. Durante cincuenta minutos de show, Chris, Keith y Michael fueron a lo suyo, disfrutaron y divirtieron, pero sobre todo dieron una leccioncita de rock n’roll moderno, adrenalínico, contagioso y carente de complejos.

Mejor momento: La facilidad de la banda para contagiar su descerebrado optimismo al respetable. Sin ir más lejos, este humilde cronista fue secuestrado por una rubia despampanante que, ataviada con un sombrero panamá y un bikini de piel de leopardo, lo obligó a bailar cogido a ella una pieza lenta. ¡Que Dios os bendiga, We Are Scientists!

Photobucket - Video and Image Hosting
Foto: François Ollivier.

Me llamo Arty Fisher... (2)

…y, en el momento de redactar estas líneas, faltan sólo dos días para la hora FF.

Lo confieso: me duele la cabeza. Culpa de las demasiadas horas que he pasado hoy al sol, caminando de un lado al otro de este santo pueblo en busca de alguien que se apiadara de mí y me pasara la información. Loretta no tiene problema. Loretta cuenta con un padre al que le sale la pasta por las orejas, con palco propio en White Hart Lane. Loretta saca un par de billetes de la cartera, pone su mejor cara de estudiante de Arte del King’s Cross College y vuelve cinco minutos más tarde con la localización exacta del hotel de Dave Gahan y compañía. Yo, en cambio, he de buscarme la vida. Y no es que me tire demasiado la posibilidad de felar a un roadie…

Total, que me he buscado la vida sin recurrir al noble y a menudo descuidado arte del sexo oral. He caminado bajo el sol en busca de tiendas de discos, puntos de información turística, cualquier pardillo con pinta de periodista musical… Y mira que los de prensa son de lo más estirado… si es que cuando te acercas a ellos demasiado ponen cara de horror absoluto, como si estuvieras a punto de robarles el botellín de Coca-Cola que habrán pillado de alguna nevera gratuita…

(De paso, mientras iba arriba y abajo, he reparado en un hecho muy curioso. Aquí todo el mundo es inglés. He visto a más ingleses en una sola mañana que en dos días de compras por el centro de Londres. En realidad, sólo hay dos lugares en el mundo donde haya visto a tantos ingleses juntos, un pub y Benicàssim, y ninguno de ellos se encuentra necesariamente en Inglaterra.)

Y eso, que he fracasado vilmente. Nadie ha sabido o querido indicarme dónde se alojarán Kapranos y compañía. Así que he regresado al hotel (mi futuro suegro no quiso oír hablar de zona de acampada) y me he tirado en la cama, con un dolor de cabeza del tamaño de Trafalgar Square. Entonces Loretta se ha compadecido de mí, y me ha invitado a almorzar. Cuando íbamos camino del restaurante, nos hemos cruzado con un inglés (!!!) que llevaba una camiseta roja en la que podía leerse: “Pavement?”. Loretta ha desenfundado su programa de mano del festival, lo ha repasado concienzudamente en tres segundos escasos y se ha lanzado a correr tras el tipo para decirle que no, que Pavement no tocan este año. Mi Loretta es muy especial. Y yo sigo necesitando una aspirina.

Photobucket - Video and Image Hosting

martes, julio 25, 2006

¿Quién dijo Krmpotic'? (4)

Photobucket - Video and Image Hosting

De la nota biográfica de esta edición: Tras los sucesos más o menos autobiográficos narrados en Una sonrisa torcida, Milo J. Krmpotic' (Barcelona, 1974) abandonó sus estudios de Historia del Arte y emigró a Estados Unidos, país en el que ha residido hasta la fecha. En la actualidad, Krmpotic' trabaja para una firma de publicidad del estado de Colorado, está divorciado y tiene dos hijas. No ha vuelto a producir ninguna obra de corte literario.

Fiberizando (1)

Art Brut, Escenario Vodafone Club, 23/07/06
Eddie Argos habla. Eddie Argos habla mucho. Eddie Argos habla tanto que dan ganas de cogerlo de la manita y traerlo a la redacción para que nos dicte él mismo la crónica. Pero hay anécdotas que valen más que mil palabras…

Mejor momento: Cuando, tras aclarar que tienen que tocar durante 75 minutos, tres veces la extensión de su único trabajo, Argos comienza a presentar temas que pertenecerán a su segundo álbum. Y al tercero. Y al cuarto…

Cuando, durante Bad Weekend, Argos se pone a saltar a la comba con el cable del micro.

Cuando Argos le pide a su banda que le toque una melodía picassiana, otra vangoghiana, una tercera propia del expresionismo abstracto...

Cuando Argos levanta en volandas a Keith Murray, solista de We Are Scientists, quien había salido a cantar con él el tema de WAS The Great Escape.

Cuando Argos comienza a enumerar las bandas de este FIB Heineken 2006 reclamando “Top of the Pops” para todas ellas (y, en especial, para sus Art Brut).

Foto: François Ollivier.

domingo, julio 23, 2006

Me llamo Arty Fisher... (1)

…y soy fan de Franz Ferdinand. Me gustan poderosa, obsesivamente. Si os he de ser sincero, son el motivo básico por el que estoy hoy aquí. Bueno, ellos y los precios ridículos de Easy Jet y el hecho de que los padres de Loretta, mi novia, se pasan todo el verano en Toverrieja, o como se llame la urbanización esa a la que iré a parar dentro de cinco días. Loretta se pirra por Depeche Mode desde los tiempos de Ultra. Pero no puedo criticar su tempo, porque yo tampoco fui de los primeros en reivindicar a Kapranos & cia. Quiero decir que… ¡son escoceses! Y ya sabéis como las gastan por ahí arriba: tanta falda y tanta gaita… Vamos, que Connery no es mi 007 favorito. Y la primera vez que oí hablar de Take Me Out di por supuesto que se trataba de un himno separatista. No me fiaba. Porque, honestamente, el estribillo de This Fire parece la perfecta puesta al día del ideario pirómano de Guy Fawkes...

Pero las cosas han cambiado. Supongo que soy un tipo más maduro, ya no permito que los prejuicios se interpongan en el camino de mi curiosidad. Por eso decidí aceptar la invitación implícita en el título de Do You Want To, y me acabé aficionando a FF. Y, por eso mismo, pese a que mis compañeros de piso me alertaron sobre el intenso calor y las omnipresentes paellas adulteradas, decidí bajarme con Loretta a este Benicàssim. Porque para disfrutar del archiduque no hacen falta ayuditas externas, me he propuesto no beber un solo vaso de sangría en toda la tarde-noche del sábado. Pero podréis verme con una pinta en la mano degustando a Pixies y Madness, que son Old School de la buena. Y no descarto darme una vuelta por Futureheads y Art Brut, por si acaso algún día son tan grandes como FF y puedo jactarme de haberlos visto en sus inicios. Y pasaré el menor tiempo posible al sol. Y tendré que tragarme a Depeche Mode porque mi Loretta quiere tirarles un par de sostenes (los de Marks&Spencer, no los de H&M). Si me encontráis en cualquiera de esos conciertos, no dejéis de saludarme…

Me llamo Arty Fisher. Dentro de cinco días estaré en la piscina de una urbanización padeciendo las digresiones de mi suegro sobre la pretemporada del Tottenham Hotspur. Pero, hasta entonces, por la batuta de Tore Johansson que voy a rockear…

Photobucket - Video and Image Hosting
Fiber, 20/07/2006.

viernes, julio 21, 2006

Famous Last (But One) Words (67)

"Si yo fuera gay declarado me tiraba en brazos de este tío..." - Miembro de prensa del festival de Benicàssim en referencia a Rufus Wainwright.

miércoles, julio 19, 2006

From the Vaults of QUE LEER (3)

"FANTASMAS" de Chuck Palahniuk (Mondadori)
“Mi editor opina que he ido demasiado lejos, pero a mi juicio ese es el único lugar al que vale la pena ir”. Así presentó Chuck Palahniuk su libro Fantasmas durante la tercera (y última hasta la fecha) entrevista que el abajo firmante ha mantenido con él. Fue hará algo más de un año, a vueltas con la publicación de su colección de artículos periodísticos Error humano, cuando el relato Tripas había visto ya la luz (en las páginas del Playboy norteamericano) y cada una de las lecturas públicas que el escritor realizaba de aquel anticipo se saldaba con un mínimo de dos lipotimias entre los oyentes.

Demasiado lejos…

De algún modo, todos intuíamos que tal es la ubicación del único lugar donde Palahniuk logra sentirse como en casa. El problema reside en que el tránsito hacia “demasiado lejos” se asienta a menudo sobre un camino sin posibilidad de retorno. Por más que Fantasmas signifique la obra cumbre del autor de El Club de la Lucha, estilística y temáticamente hablando, este peculiar non plus ultra trastabilla a menudo en cuanto excesivo, exagerado, extremo…

O, por decirlo de otro modo, en cuanto caricaturesco, monótono, tontorrón...

Sudor, sangre y testosterona
Dos son las claves sobre las que se ha sustentado el culto al Chuck Palahniuk literario. Aquí, la contundencia de un estilo quirúrgico en su sencillez pero hipnótico gracias a la reiteración espiral de algunos de sus elementos. Algo más allá, lo vitalista de un imaginario que partía del sudor, la sangre y el semen para desembocar en una agresiva crítica a la sociedad occidental que no es contemporánea. Y sin duda debemos considerar encomiable que, tras esbozar el deseo de erigirse en “el Stephen King del siglo XXI”, cuando tal objetivo comenzaba a revelarse encasillado y redundante (cojan Diario y Nana y prueben a jugar a las siete diferencias), el escritor de Washington haya emprendido la huida hacia delante que certifica Fantasmas. Lastimosamente, la respuesta quizá se hallara más bien a sus espaldas.

Porque el de Fantasmas es un narrador cada vez más maduro, magistral en el desempeño de los tempos y tensiones que caracterizan el gran relato clásico, duele sobremanera que el escenario que sirve de marco a la obra, esa posada de Canterbury transmutada en lóbrego teatro abandonado, dé pie a tamaños tropiezos de truculencia adolescente, fases de mutilación desatada y canibalismo morboso que, aunque camufladas de metáfora sobre nuestra incapacidad para trascender el dolor, acaban revelándose vacuas, primas hermanas de las que en su día dieran fama a ese supuesto “maestro del gore” que fue Richard Laymon.

Acierta Palahniuk en la elección del menú, al señalar las pesadillas que pueblan nuestro siglo XXI. Las hay tradicionales (la enfermedad, los peligros de la vida salvaje), presentadas con ecos de Poe y de Bierce y de otros grandes del desasosiego en la distancia corta. Y las hay de nuevo cuño (la pederastia, el lado oscuro de la cultura New Age), de modo tal que una vez más debe reconocérsele al autor su carácter pionero en la traslación literaria de la leyenda urbana más inmediata. Y, aún así, la nómina de virtudes sigue viéndose empañada una y otra vez.

En su género no había quien le hiciera sombra, pero Palahniuk no puede dejar de correr, de escapar de su propio y particular Tyler Durden.

Ir a perderlo y perderse.

Demasiado lejos, sin duda.

Naturaleza muerta con perro (vivo)

Photobucket - Video and Image Hosting

martes, julio 18, 2006

"¡Muerte al estado, viva la anarquía!"

...era el lema de la manifestación de la CNT en apoyo a los trabajadores de Mercadona que el pasado sábado se paseó arriba y abajo de la barcelonesa calle Pelayo.

Photobucket - Video and Image Hosting
Photobucket - Video and Image Hosting

From the Vaults of GO (14)

“DOMINO” de Tony Scott (USA, 2005)
No está quien esto firma en condiciones de evaluar la ferocidad desplegada en su momento por Domino Harvey, top model reciclada en cazarrecompensas que vivió a todo trapo y dejó un razonablemente bonito cadáver de apenas 35 primaveras. Sí, en cambio, pese a la confusión que suele rodear la obra de Tony Scott (el tipo es al celuloide lo que cierto zigurat de Babel al entendimiento humano), puede uno retorcerse sobre sí mismo ante lo chirriante de la interpretación de Keira Knightley, una hermosa súbdita británica a la que le faltan bastantes sopas para llevar a buen puerto el papel de amazona desatada y brutal (a su lado, para que el contraste no resulte tan aturdidor como la chamuscada fotografía de Dan Mindel, un Mickey Rourke de perpetua vuelta de todo y pesos pesados como los ex Sensación de vivir Ian Ziering y Brian Austin Green). Más allá de tan clamoroso gaje, Domino vendría a representar un Amor a quemarropa falto de encanto: Richard Donnie Darko Kelly, aquí a cargo del guión, no es Quentin Tarantino. Y, de últimas, Scott parece haber extraviado definitivamente ese tono gamberro que marca la diferencia entre un film tontorrón pero simpático como El último boy scout y este pandemonium que parece filmado y montado por una asociación de enfermos de Parkinson.

Photobucket - Video and Image Hosting

lunes, julio 17, 2006

Bici en flor

Photobucket - Video and Image Hosting

De Zidane como héroe trágico

Para desplomarse como es debido, levantando olas de polvo mientras el suelo tiembla aterrado a su alrededor, el personaje trágico debe antes haber conocido las más heroicas glorias: no hay mejor elegía que la que sucede al canto épico. Hace dos domingos, cuando saltó a la hierba berlinesa para competir por la Copa del Mundo, el amigo Zizou había cosechado ya todo cuanto un futbolista puede desear: ligas de diferentes países, Champions, Eurocopa, Mundial… En el Olimpo debieron de considerar que semejante currículo bien merecía un desastre de altura. Más cuando el marsellés ejecutó un penalti según el uso de Panenka: el balón, excesivamente bombeado, golpeó la parte baja del travesaño y trazó una vertical de insoportable suspense hasta botar, dos o tres horas después, más allá de la línea. Gol, desde luego, pero la suerte había sido tentada en exceso.

Zidane pudo, aún así, escoger las circunstancias exactas de su derrota. Al poco de comenzar la prórroga, una mala caída lo dejó con un brazo casi imposibilitado. Pareció pedir el cambio. Pero unos instantes después regresó al campo, renqueante, con la expresión reconcentrada de quienes se sienten llamados a algo. Zidane renunció a la coartada que le ofrecía el Destino, se negó a acabar su carrera sustituido, ejerciendo de espectador lastimado antes que de protagonista aguerrido…

(Hoy sabemos que no podría haber sucedido de otro modo: Zidane estaba condenado. Caso de no haberse cruzado con las malas palabras de Materazzi, a lo que se ve carnicero con la lengua lo mismo que con el resto del cuerpo, al 10 galo le habría correspondido el papel que su ausencia recondujo sobre el pobre Trezeguet: un nuevo penalti, si bien aún más decisivo, que el travesaño escupiría siempre del lado equivocado.)

Zidane regresó al campo, sí, para oírselas con un minotauro de zamarra azul y ojos enloquecidos. Materazzi se mostró despectivo como sólo al sur de los Alpes saben serlo: cara de nada y hedor a bilis. Y Zidane, como todos los grandes héroes, como todos los grandes trágicos, cayó en la tentación de ser víctima de sí mismo.

Rezan los códigos balompédicos que cuanto sucede en el campo en el campo debe permanecer. Frente al insulto sólo cabía una doble opción: la respuesta inmediata o el silencio eterno. Zidane escogió la primera posibilidad. Y la escenificó con un movimiento mucho más noble, mucho menos violento de lo que tantos han querido ver. Con su cabezazo, Zidane delimitó un territorio moral; estableció una barrera infranqueable entre los (ab)usos más deleznables del fútbol y sus propios sentimientos. Materazzi se revolvió antes por italiano que por físicamente herido. Materazzi se acabó llevando la Copa. Pero, una vez la alegría italiana se haya evaporado, cuando este Mundial sea apenas pasto de las hemerotecas, la leyenda del balón seguirá del lado de sus héroes, sin importar las circunstancias de su caída. Esto es, testarazo incluido.

Y, además…

“(…) Y el me respondió con palabras muy duras, y las repitió muchas veces. Se reacciona muy rápido… son palabras que me tocan en lo más profundo. No puedo decirlas. Son cosas personales.” - Zinedine Zidane en Canal+ Francia.

“Puede que muchos vieran un intolerable cabezazo en el plexo solar de un jugador a otro. Lo que yo vi es al señor Zinedine Zidane, nacido en Marsella, hijo de la inmigración africana como casi todo su equipo, reaccionar contra lo insoportable. (…) La ofensa duele, y los ofensores no suelen recibir castigos. Esta vez sí. Quizá sea hora de limpiar el fútbol de racistas…” - Maruja Torres, El País 13/07/2006.

“¿En un mundo lleno de materazzis, vamos a exigir a un simple jugador de fútbol la ejemplaridad que no hay por ningún lado de nuestra vida política? ¿No basta y sobra con la tarjeta roja de su último partido?” - Lluís Bassets, El País 13/07/2006.

“¿Qué hubiéramos hecho en similares circunstancias y con ecualizadas contexturas? ¿Nos hubiéramos abstenido de responder a la provocación? ¿Por cálculo, solidaridad, prudencia o cobardía? ¿O, por delicadeza, hubiéramos embestido a la altura del pecho en lugar de haberle roto las narices con la testuz? Eso hizo él. Y a mí, mal que me pese y con perdón, la respuesta de Zidane, a tenor de la agresión verbal sufrida, me parece casi elegante y, si de Materazzi se trata, hasta elegante. ¿O acaso el precio de la gloria en un evento deportivo pasa porque alguien acate sumiso el insulto a su familia y a sus orígenes?” - Martín Girard, El País 13/07/2006.

viernes, julio 14, 2006

Sábado. Bicicleta. 8 am.

Photobucket - Video and Image Hosting

Siempre nos quedará Suiza

Comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza, según recogía Soledad Gallego-Díaz en El País del 9 de julio pasado:

"Diversas acciones llevadas a cabo por el ejército israelí en su ofensiva contra la banda de Gaza violan el principio de proporcionalidad y constituyen un castigo colectivo de la población, prohibido por el derecho internacional. Para este ministerio no cabe la menor duda de que Israel no ha tomado todas las precauciones requeridas por el derecho internacional para asegurar la protección de la población y de las infraestructuras civiles. La destrucción de una central eléctrica, el ataque contra la oficina del primer ministro palestino, la detención arbitraria de un gran número de representantes del pueblo y de ministros democráticamente elegidos, así como la retirada del derecho de residencia en Jerusalén a tres parlamentarios y un ministro no pueden justificarse en modo alguno. Los ataques contra los bienes civiles están prohibidos por el derecho internacional. Este ministerio pide a Israel que no lance más ataques contra bienes civiles, que asegure la protección de la población y que libere a los representantes elegidos, a menos que les pueda acusar de hechos concretos de acuerdo con las normas del Estado de derecho."

(No es ningún prodigio de redacción -o de traducción-, pero su aparición llevó a que Jonathan Steele, editorialista de The Guardian, afirmara: "La respuesta de Europa al asedio de Gaza es vergonzosa; gracias a Dios que existe Suiza".)

jueves, julio 13, 2006

Pasatiempos de verano

Durante los últimos diez días, uno de los países presentes en el siguiente mapa...

Photobucket - Video and Image Hosting

...ha bombardeado y/o invadido a otros dos países vecinos como respuesta al secuestro de tres de sus soldados, secuestros que desde luego no fueron llevados a cabo de forma "oficial" por los gobiernos o fuerzas armadas de los estados agredidos (a diferencia, por ejemplo, de los asesinatos selectivos que históricamente han llevado a cabo los servicios secretos del estado agresor). Señálese, pues, el color que vendría a sobrar en la cartográfica ilustración.

"Superman Returns"

Photobucket - Video and Image Hosting

Más allá de su (devoto) respeto por el film original... Más allá de que la extracción quirúrgica del personaje de James Marsden hubiera ahorrado, de forma escasamente traumática, media hora de metraje... Este Superman Returns recupera un lugar de honor en el imaginario colectivo (mundial) cuando, después de enterarnos de que el héroe ha estado ausente durante los últimos cinco años (como quien dice, desde el verano de 2001), el primer plano de Metrópolis nos muestra la parte de la ciudad en la que deberían haberse encontrado las Torres Gemelas. Superman ha vuelto, oigan...

miércoles, julio 12, 2006

Zizou vs. Matrix: Tragedia muda en cinco actos

Photobucket - Video and Image Hosting
Photobucket - Video and Image Hosting
Photobucket - Video and Image Hosting
Photobucket - Video and Image Hosting
Photobucket - Video and Image Hosting

Famous Last (but one) Words (66)

"La de Berlín ha sido una victoria de nuestra identidad. Un equipo que ha alineado lombardos, calabreses, napolitanos y vénetos ha vencido a una formación que ha perdido sacrificando por el resultado su propia identidad al alinear negros, musulmanes y comunistas." - Roberto Calderoli, vicepresidente del Senado italiano.

lunes, julio 10, 2006

El triunfo del cinismo

Photobucket - Video and Image Hosting

Esquizofrenia pepera

Creo que fue cierto presidente de las barras y estrellas, el único que este ladrador crepuscular recuerda a una barba pegado, quien sostuvo que en política puedes engañar a los unos un rato y a los otros otro rato, pero jamás a todos juntos al mismo tiempo. Idea que debería ser aplicable al noble (pero muy venido a menos) arte de ejercer la oposición. Y es que, en efecto, cuando te dedicas a llevar la contra a todos en todo corres el riesgo, entre otros muchos, de caer en la más flagrante incoherencia (esa en la que cualquier Manolito de a pie repara). Y sucede, por ejemplo, que uno de los miembros de tu partido (un Jaime Mayor Oreja, por decir algo) se niega a condenar el franquismo en el Parlamento Europeo mientras que otro (pongamos que una María San Gil) no tiene mejor idea que descalificar la reunión entre el socialismo vasco y Batasuna al compararla "con otras fotos históricas, como la de Hitler con Franco". Y eso, que nada, a por la siguiente...

viernes, julio 07, 2006

Falling In Love Is Hard On The Knees (6)

Photobucket - Video and Image Hosting

Cada vez que pillan un patio trasero, OkGo se ponen a bailar (puedes ver el vídeo, obviamente retocado gracias a las más modernas técnicas digitales, aquí).

Pasatiempos de fin de semana

Photobucket - Video and Image Hosting

Búsquese y señálese, en esta fotografía publicada ayer por El Periódico de Catalunya, a cierto ladrador crepuscular...

miércoles, julio 05, 2006

lunes, julio 03, 2006