miércoles, febrero 24, 2010

Famous Last (but one) Words (191)

"Tiene ese tonillo grave y reconcentrado como de no haber disfrutado nunca de un gintonic." - Una supuesta Pilar Reyes, directora de una supuesta Alfaguara, comentando los motivos por los que se niega a editar una supuesta nueva novela de José Saramago, todo ello según noticia de El Mundo Today.

Para no creer una sola palabra

Henry Sutton ha escogido para The Guardian a los diez narradores menos dignos de confianza de la literatura anglosajona moderna y contemporánea, lista con la que este ladrador crepuscular comulga en un noventa por ciento:

10) Huck Finn en The Adventures of Huckelberry Finn de Mark Twain
9) Eva en We Have to Talk About Kevin de Lionel Shriver
8) El preso en The End of Alice de A.M. Homes
7) Holden Caulfield en The Catcher in the Rhye de J.D. Salinger
6) Lou Ford en The Killer Inside Me de Jim Thompson
5) Patrick Bateman en American Psycho de Bret Easton Ellis
4) John Self en Money: A Suicide Note de Martin Amis
3) Marlow en The Heart of Darkness de Joseph Conrad
2) La institutriz en The Turn of the Screw de Henry James
1) Humbert Humbert en Lolita de Vladimir Nabokov

Photobucket

Parecidos razonables



(O la escasa distancia que separa a un ex presidente de un ex presidiario...)


viernes, febrero 19, 2010

Famous Last (but one) Words (190)

"...they say I'm 'turning into Kingsley'. They should relax: I'm already Kingsley. In truth, this is easily the most unusual thing about me: I am the only hereditary novelist in the ­anglophone literary corpus. Thus I am the workaholic and hypermanic, and by now very elderly, Prince Charles of English letters. I have overstayed my welcome. I have been about the place for much too long." - Martin Amis dejando claro desde esta columna de The Guardian que la mejor forma de alejarse de la sombra del padre es zambulléndose en ella.

Vodafone Lights




jueves, febrero 18, 2010

Famous Last (but one) Words (189)

"After a few near misses — and with a newly pregnant missus (Ms. Streep) — Mr. Fox retired from the hazardous business of poultry killing and went into newspaper journalism. In enchanted talking-animal fairyland, that is apparently a thriving profession, and those of us in journalism who soon may be stealing chickens out of desperation may envy Mr. Fox the luxury of doing it for love." - A.O. Scott en la crítica de Fantastic Mr. Fox para The New York Times.

My Own Private Top-5 "The Wire"'s 5th Season Characters

5) Melvin "Cheese" Wagstaff - En una serie tan poco dada a la catarsis, el sobrino bala perdida de Proposition Joe acabará encontrando unos gramos de sentido común en su sesera. No deberíamos, nos sentimos mal al hacerlo, pero aún así le aplaudimos el hallazgo...
4) Augustus Haynes - Desde que la asociaron con el beneficio comercial (no con el interés corporativo, que siempre estuvo ligado a un estamento no en vano conocido como "el cuarto poder"), la prensa se encuentra herida de muerte. Allí, lo mismo que aquí, el barco se hunde lentamente. Pero si uno debe irse a pique, que sea a las íntegras órdenes de un capitán como el City Editor de The Baltimore Sun, por favor.
3) Reginald "Bubbles" Cousins - Ha sido un largo camino, jalonado de viales rotos y algún que otro cadáver. Pero nuestro homeless favorito está a punto de llegar a casa. Y nosotros con él, claro.
2) Ellis Carver y Thomas "Herc" Hauk - Comenzaron como pareja profesional con mucho trabajo y pocas luces, y han acabado erigiéndose en el ying y el yang de la justicia en sus variantes social y criminal: nadie como ellos para testimoniar cuán ondulada es la frontera que separa la ley del crimen, la estulticia de la genialidad.
1) Jimmy McNulty - Nunca te fíes de un irlandés. Nunca te fíes de un irlandés alcohólico. Nunca te fíes de un irlandés alcohólico que lleve placa y pistola, especialmente si eres su jefe o su esposa. Podríamos seguir, porque el amigo riza el rizo y la lía como nunca. A un extremo, cierto es, que comienza a resultar indicativo del cansancio acumulado ya por la mejor serie de la historia de la televisión. Pero, tras cinco temporadas, por si no lo habíamos pillado aún, la secuncia final del último capítulo viene a clarificarlo: McNulty es Baltimore, Baltimore es McNulty. Ergo, McNulty es The Wire. Tan sencillo y grandioso como eso.

domingo, febrero 14, 2010

Falling in Love is Hard on the Knees (47)




Dawes no hacen nada nuevo, pero lo viejo que hacen lo hacen francamente bien y ojo no acaben tomando el relevo de The Jayhawks o Cracker o... Algo más allá, este ladrador crepuscular tampoco acaba de entender la grabación casera de rituales pseudosatánicos que va interrumpiendo el vídeo musical pero, sea como fuere, he aquí su Love is All I Am. Por San Valentín y tal...

jueves, febrero 11, 2010

My Own Private Top-5 "The Wire"'s 4th Season Characters

5) Michael Lee - El mejor hermano que uno podría tener tiene a su vez los peores progenitores que a uno cabría imaginarle. Fiel ejemplo de que, en ocasiones, lo que no te mata te hace más fuerte, Michael será la presencia moral del Baltimore juvenil... a menos que se deje seducir por el lado oscuro, claro.
4) Preston "Bodie" Broadus - Criado en el campo de batalla de las esquinas de West Baltimore, este hopper afín al legado de los Barksdale comienza a descubrir que, en lo que a "the game" respecta, los dieciocho años son la puta tercera edad.
3) Roland "Prezbo" Pryzbylewski - ¿Saben aquello de que incluso un reloj estropeado marca la hora correcta dos veces al día? Pues bien, el atolondrado yerno del Comandante Valchek tuvo su primer momento como segundo de Lester Freamon y, ahora, busca una nueva redención en las aulas de la Tilghman Middle School.
2) Felicia "Snoop" Pearson y Chris Partlow - A las buenas, muestran la sencilla grandeza cómica de Stan Laurel y Oliver Hardy. A las malas, en cambio, combinan peor que Jason Voorhees con un set de machete y máscara de hockey. Lo peor del asunto es su rigurosísima ética laboral.
1) Tommy Carcetti - Ha sucedido con los más grandes políticos y este émulo de JFK no iba a ser menos: por encontrar un tema y una pasión, su oratoria deja de ser masturbatoria y pasa a significar algo para las masas. Ejercer de gran esperanza blanca de B-More, no obstante, esconde una trampa muy relacionada con el color de la expresión.



miércoles, febrero 10, 2010

EmoLoveStory - Chapter 3


Parecidos (casi) razonables



El hombre que camina de Alberto Giacometti vs. Cristiano Ronaldo:
1) El uno, en efecto, camina. El otro corre.
2) El uno es de bronce. El otro, de Madeira.
3) El uno luce un color dorado negruzco. El otro, lamentablemente, va de blanco inmaculado.
4) Ambos, eso sí, se comunican principalmente con su cuerpo.
5) Y ambos son los más caros en sus respectivos ámbitos: 74,2 millones de euros versus 94 millones de euros.


martes, febrero 09, 2010

Famous Last (but one) Words (188)

"Energy, Budget cuts, Tax, Lift American Spirits." - Palabras que Sarah Palin llevaba escritas en la palma de la mano durante una entrevista con motivo de la Tea Party Convention de Nashville y que ingenua e involuntariamente mostró a la cámara en un momento de la misma.

"La humillación" de Philip Roth

Uno no sabe si, a la hora de documentarse sobre el sexo del siglo XXI (ya que a él lo intuimos célibe, eremita de la literatura en su cabaña de los bosques de Connecticut), Philip Roth ha estado descargándose algo de internet: lesbianas dueñas de un auténtico arsenal de herramientas consoladoras, rubias nadadoras de 19 años y pubis depilado, tríos con veinteañeras borrachas dispuestas a explorar todas las posibilidades de la res erótica... Aunque lo carnal jamás fue baladí en la obra rothiana, sí sorprende su irrupción en una novela dedicada a la humillación sufrida por un actor sexagenario que, de la noche a la mañana, se descubre incapaz de interpretar una sola línea sobre las tablas, primer paso de una caída que incluirá el abandono de la esposa y una breve estancia en un hospital psiquiátrico. Traicionado por el cuerpo y la mente, Simon Axler halla consuelo en los brazos de la sáfica Pegeen, tregua à la Benedetti que ocupa el segundo acto y estallará, según dictan los cánones, al final del tercero. Ojo, pues, a la estructura teatral del asunto. Se ha dicho que estamos ante el primer título fallido del último Roth: por breve, por masturbatorio, por inconexo. De ser así, cabe preguntarse acerca del modo en que sus páginas finales nos golpean, se aferran a nosotros como si de un nuevo clásico se tratara. Porque las cuentas acaban cuadrando, con o sin sexo, uno concede el beneficio de la duda, se promete una segunda lectura, vuelve a dejarse las manos aplaudiendo.

(Esta reseña ha aparecido en el número de febrero de Go Mag)

lunes, febrero 08, 2010

The Firm - "Hit & Run"



¡Ya a la venta en iTunes! Cómpralo aquí...


From the vaults of Qué Leer

Este ladrador crepuscular prosigue su esquizofrénica actividad bloguera en diversos frentes. Dada la pésima marcha reciente del equipo en el que corretea pretendiendo jugar a fútbol, no enlazaremos aquí, de nuevo, sus crónicas balompédicas. Sí daremos cuenta, en cambio, de los últimos textos con que ha alimentado la bitácora de Qué Leer, revista que a cambio también le da de comer un día sí y otro también...

* Los silencios de Salinger se vuelven definitivos

* Así en las librerías como en The Wire...

* Nick Hornby quiere tener un amigo bajito y dorado

Dom

Dla Panstwo Iwaszuk

jueves, febrero 04, 2010

Famous Last (but one) Words (187)

"Ah, the life of a newspaper cartoonist -- how I miss the groupies, drugs and trashed hotel rooms!" - Bill Watterson en una entrevista por e-mail con The Plain Dealer (ésta), posiblemente la primera que el creador de Calvin & Hobbes concede en los últimos quince años (y, habida cuenta la inanidad de las preguntas y la ironía de las respuestas, casi que le hubieran dejado descansar otros quince).

My Own Private Top-5 "The Wire"'s 3rd Season Characters

5) Proposition Joe - Es una de las señas de identidad en las esquinas de Baltimore: si a un hopper se lo conoce como "little" o "skinny" o "slim", podemos apostar a que supera los cien kilos. No es el caso (aunque sí el peso) del dueño del este de la ciudad, un sujeto que se haría rico vendiendo arena en el mismísimo Sahara. Sus propuestas, eso sí, suelen conducir tanto a la ganancia propia como a la desgracia ajena.
4) Dennis "Cutty" Wise - La reinserción es un caramelo envenenado y este antiguo soldado de los Barksdale no tiene ya el estómago para grandes alegrías. Aunque, quién sabe, quizá la respuesta sí se halle en el hierro acumulado por sus puños.
3) Marlo Stanfield - A diferencia de los tiburones, los aspirantes a reyes de la droga ganan ferocidad de una generación a otra. El ascenso a dentelladas de este psicópata resultará aterrador. Apenas sonríe, pero cuando lo hace la cosa incluso empeora.
2) Stringer Bell / Avon Barksdale - Los pillos de antaño son hoy monarcas. Ya no corren por las calles: las contemplan desde la terraza de un edificio de pisos de lujo. Toda corte, no obstante, es terreno abonado a la mentira y la rencilla. ¿Suficiente para desatar el más firme lazo de sangre?
1) Howard "Bunny" Colvin - A grandes males, grandes remedios. La inmensidad de la enfermedad que corroe B-more deja en pañales cualquier posibilidad de trabajo policial. Hasta que el comandante de la zona occidental decide echarle imaginación al asunto y convertirse en un nuevo doctor Frankenstein. ¿Qué era lo que pavimentaba el camino hacia el Infierno?



martes, febrero 02, 2010

Join the Empire!


Caldeando el ambiente


Ricard Ruiz Garzón comenta, desde su cortazariana sección en el número de febrero de Qué Leer, la cada vez más próxima aparición de Las tres balas de Boris Bardin. Y lo hace con el mismo cariño que lleva años demostrándome. Sólo queda esperar, pues, que la ocasión no haya desviado en demasía su fenomenal criterio literario...